Artículos

23.6: C1.06: Intervalo, parte 2

23.6: C1.06: Intervalo, parte 2


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Discusión: ¿Qué pasa con los puntos finales de este intervalo?

Al dibujar estos intervalos y puntos finales, vemos que los números entre 2,25 y 2,35, cuando se redondean a la décima más cercana, se redondean a 2,3.

Pero, por supuesto, recordamos que el valor exacto 2,35, cuando se redondea a la décima más cercana, va a 2,4. Por tanto, no deberíamos incluir 2,35 en el intervalo.

Entonces, ¿qué tan atrás deberíamos ir? Bueno, ¿qué hay de redondear 2,349999 a la décima más cercana? Eso va a 2.3.

Por lo tanto, necesitamos que todos los números inferiores a 2,35 se redondeen a 2,3. Necesitamos alguna ilustración o notación para indicar todos los números hasta, pero sin incluir 2,35.

Estas son varias formas diferentes de indicar esto:

Cada uno de estos indica que el punto final izquierdo está incluido y el punto final derecho no está incluido.

En este curso, cuando analicemos el intervalo de valores de los datos reales que son consistentes con un valor redondeado, será adecuado que simplemente proporcione los puntos finales y no indique específicamente que se incluye el punto final izquierdo y el punto final derecho no es.

Ejemplo 5. Considere los números redondeados a la centésima más cercana.

  1. Escribe varios números entre 7.6000 y 7.6500 y redondea cada uno de ellos a la centésima más cercana.
  2. Dibuja una recta numérica y úsala para ilustrar qué números deben redondearse a 7,63.
  3. Suponga que informamos un número como 7,63, redondeado a la centésima más cercana. Escriba un intervalo que proporcione los valores reales que sean consistentes con un valor redondeado de 7,63

Solución:

una.B. y C.

7,6278 pasa a 7,63 7,6251 pasa a 7,63

7.6421 pasa a 7.64 7.6250 pasa a 7.63

7.6189 pasa a 7.62 7.6249 pasa a 7.62

7.6317 pasa a 7.63

7.6048 pasa a 7.60

Ejemplo 6: Si un número medido se informa como 63 pies, redondeado al pie más cercano, ¿qué intervalo de posibles valores reales son consistentes con eso?

Solución: (Todos los números aquí están en pies).

Método: Para determinar qué rango de valores reales son consistentes con un número redondeado dado,

  1. Escribe el número redondeado dado y varios números cercanos con la misma precisión que el número dado.
  2. Grafique una recta numérica con el siguiente número más pequeño y el siguiente número más grande con la misma precisión a cada lado del número redondeado dado.
  3. Si los números terminan en decimales, agregue un cero al final de cada número para que sea más fácil etiquetar los números en el medio.
  4. En esa recta numérica, corte los intervalos entre los dos números redondeados a la mitad.
  5. Etiqueta esos dos puntos de corte.
  6. Marque el intervalo entre esos dos puntos de corte como el rango de valores reales que son consistentes con el número redondeado.
  7. Para ser completamente exacto al escribir el intervalo, indique que el menor de los dos valores de corte está incluido en el intervalo y el mayor de los dos valores de corte no está incluido en el intervalo.

Contenido con licencia CC, compartido anteriormente

  • Matemáticas para modelar. Escrito por: Mary Parker y Hunter Ellinger. Licencia: CC BY: Atribución

CareerCup

Defina número asombroso como: su valor es menor o igual que su índice. Dada una matriz circular, encuentre la posición inicial, de modo que se maximice el número total de números asombrosos en la matriz.
Ejemplo 1: 0, 1, 2, 3
Ouptut: 0. Cuando se inicia el punto en la posición 0, todos los elementos de la matriz son iguales a su índice. Entonces todos los números son números asombrosos.
Ejemplo 2: 1, 0, 0
Resultado: 1. Cuando se inicia el punto en la posición 1, la matriz se convierte en 0, 0, 1. Todos los elementos son un número asombroso.
Si hay varias posiciones, devuelve la más pequeña.

debería obtener una solución con una complejidad de tiempo menor que O (N ^ 2)

País: Estados Unidos
Tipo de entrevista: Entrevista por telefono

@Chrisz
Eso es brillante.
Nunca pensé en intervalos.

De todos modos, mejoré un poco tu algoritmo y obtuve O (n):

Una pequeña corrección: dado que es una matriz circular, el bucle for para intervalos debe modificarse para

@tryhard, gracias, oh sí, el intervalo se puede resolver mucho mejor y noté que trataste los intervalos end & gt start también de manera diferente (verifiqué, es correcto, pero de lejos no es intuitivo, y ten en cuenta que el recuento es incorrecto, pero el índice maximizado es correcto).
créditos completos en tryhard, la solución más corta y rápida es la siguiente

1. para cada elemento de la matriz, reste el valor del índice. (Para números mágicos, estos valores serán positivos o 0, para números no felices, este valor será negativo).

2. Encuentre el subarreglo positivo más grande (incluido el caso circular) aprovechando el algoritmo de kadane.

Esta es una solución Objective-C en O (n), dado que es una matriz circular, necesitamos encontrar la diferencia máxima entre el índice y el valor, por lo que el resultado debe ser la diferencia más el índice actual de la diferencia máxima.

Considere los siguientes casos:
2, 3, 0, 1
0, 0, 0, 4, 0
1, 0, 0
-1, 2, 0

Para 1, 5, 2, 4, 3 da como resultado 5. 5 no es un índice válido.

Si no me equivoco, aquí hay otra solución O (n) sin intervalos, pero simplemente calculando movimientos sobre qué elemento obtendrá / perderá la propiedad "sorprendente".

1. Entendí el cálculo de inicio.
2. ¿Cómo calculas el final?
3. solo basado en el índice de inicio y fin, ¿cómo puede saber si la secuencia completa es correcta?

¿Podrías explicarlo?

¿Podría alguien explicarme las soluciones @Chriz o @tryhard?

1. Entendí la parte del intervalo
2. ¿Cómo se pueden incrementar y documentar los índices de inicio y finalización del índice de inicio?
no puedo entender esta parte

¿Alguien puede resolver esto menos que O (N ^ 2)?
@OP: ¿podrías?

Esta es mi fuerza bruta O (N ^ 2):

importar java.io. *
importar java.util. *

clase Solución <
public static void main (String [] args) <
int [] a = <0,1,2,3>
int sln = numMoves (a)
int respuesta = 0
afirmar sln == respuesta: "ESPERADO:" + respuesta + "ACTUAL:" + sln

int [] b = <1,0,0>
sln = numMoves (b)
respuesta = 1
afirmar sln == respuesta: "ESPERADO:" + respuesta + "ACTUAL:" + sln

int [] c = <1,2,0>
sln = numMoves (c)
respuesta = 2
afirmar sln == respuesta: "ESPERADO:" + respuesta + "ACTUAL:" + sln

int [] d = <3,0,0>
sln = numMoves (d)
respuesta = -1
afirmar sln == respuesta: "ESPERADO:" + respuesta + "ACTUAL:" + sln

int [] e = <0,0,0,4,0>
sln = numMoves (e)
respuesta = 4
afirmar sln == respuesta: "ESPERADO:" + respuesta + "ACTUAL:" + sln

int [] f = <1>
sln = numMoves (f)
respuesta = -1
afirmar sln == respuesta: "ESPERADO:" + respuesta + "ACTUAL:" + sln
>

public static int numMoves (int [] matriz) <
int startIndex = 0
int currIndex = 0


NOTACIÓN DE FRECUENCIA

La sintaxis para especificar una frecuencia requiere alguna explicación. Es muy conciso, pero contiene la flexibilidad de expresar cada tipo de evento recurrente que se me ocurra.

La sintaxis de la descripción de frecuencia es una lista separada por dos puntos del formato Y: M: W: D: H: MN: S (que significa año, mes, semana, etc.). Opcionalmente, uno (y solo uno) de los dos puntos puede ser reemplazado por un asterisco, o puede anteponerse un asterisco a la cadena. Por ejemplo, las siguientes son todas descripciones de frecuencia válidas:

Pero los siguientes NO son válidos porque contienen más de un asterisco:

Cuando se incluye un asterisco, la parte a la izquierda se llama intervalo y se refiere a un intervalo de tiempo aproximado entre eventos recurrentes. Por ejemplo, si el intervalo de la frecuencia es:

significa que el evento recurrente ocurre aproximadamente cada 1 año y 2 meses. El intervalo es aproximado porque los elementos a la derecha del asterisco, así como los modificadores incluidos en la recurrencia, afectarán el momento en que ocurran los eventos.

Si no se incluyen asteriscos, toda la recurrencia es un intervalo. Por ejemplo,

se refiere a un evento que ocurre cada 1 día, 12 horas.

El formato del intervalo es muy simple. Son dígitos separados por dos puntos solamente. No se permiten otros personajes.

La parte de la frecuencia que ocurre después de un asterisco se denomina tiempo de repetición (o rtime) y se refiere a un valor (o valores) específico para ese tipo de elemento de tiempo (es decir, exactamente como aparecería en un calendario o un reloj). . Por ejemplo, si la frecuencia termina con el rtime:

luego, el evento recurrente ocurre a las 12:00:00 (mediodía).

Los elementos del rtime se pueden enumerar como valores únicos, rangos (2 números separados por un guión & quot- & quot) o una lista de valores o rangos separados por comas. En algunos casos, los valores negativos son apropiados para los valores de la semana o el día. -1 representa el último valor posible, -2 para el penúltimo, etc.

Si se incluyen varios valores en más de un campo durante el tiempo, se utilizarán todas las combinaciones posibles. Por ejemplo, si la frecuencia termina con el rtime:

el evento ocurrirá a las 12:00, 12:30, 13:00 y 13:30.

No hay forma de expresar lo siguiente con una sola recurrencia:

Tienes que usar dos recurrencias para hacer esto.

Puede incluir números negativos en rangos. Por ejemplo, incluir el rango -2--1 significa pasar de la 2ª a la última a la última aparición. Los valores negativos solo se admiten en los campos de semana y día, y solo en algunos casos.

Incluso puede usar un rango como 2--2 (lo que significa ir de la segunda a la segunda hasta la última aparición). Sin embargo, esto es MUY desaconsejado ya que conduce a una fecha que produce un número variable de eventos. Como resultado, la única forma de determinar la enésima fecha es calcular todas las fechas a partir de la fecha base. Si sabe que cada fecha produce exactamente 4 eventos recurrentes, puede calcular la fecha N sin necesidad de determinar cada fecha intermedia.

Al especificar un rango, el primer valor debe ser menor que el segundo o de lo contrario no se devolverá nada.

Cuando los elementos de la semana y el día son distintos de cero y el día está a la derecha del asterisco, el día se refiere al día de la semana. Los siguientes ejemplos ilustran este tipo de frecuencias:

NOTA: El día de la semana se refiere al valor numérico de cada día según lo especificado por ISO 8601. En otras palabras, el día 1 es SIEMPRE lunes, el día 7 es SIEMPRE domingo, etc., independientemente del día de la semana que se defina. para comenzar (usando la variable de configuración FirstDay). Entonces, cuando el campo de día se refiere al día de la semana, su valor (o valores si se usa un rango o una lista separada por comas) debe ser de 1 a 7.

Cuando el elemento de la semana es cero y el elemento del mes es distinto de cero y el elemento del día está a la derecha del asterisco, el valor del día es el día del mes (puede ser de 1 a 31 o de -1 a -31 contando desde el final de mes).

NOTA: Si el día indicado se refiere al 29, 30 o 31, en un mes que no tiene ese número de días, se ignora. Por ejemplo, si solicita el 31 de cada mes, devolverá las fechas en enero, marzo, mayo, julio, etc. Se ignorarán los meses con menos de 31 días.

Si los elementos de mes y semana son cero, y el elemento de año es distinto de cero, el valor del día es el día del año (1 a 365 o 366, o los números negativos para contar hacia atrás desde el final del año) .

Especificar un día que no ocurre en ese año ignora silenciosamente ese año. El único resultado de esto es que especificar +366 o -366 ignorará todos los años excepto los años bisiestos.

Si el elemento de la semana es distinto de cero y está a la derecha del asterisco, y el elemento del día es cero, la frecuencia se refiere al primer día de la semana dada del mes o semana del año:

Aunque el significado de casi todas las recurrencias se puede deducir mediante las reglas anteriores, a continuación, en la sección & quotLISTA DE Y / M, se incluye un conjunto de tablas que describen todas las combinaciones posibles de significados de Y / M / W / D y un ejemplo de cada una. / DEFINICIONES DE FRECUENCIA W / D & quot. También explica una pequeña cantidad de casos especiales.

NOTA: Si todos los campos que quedan del asterisco son cero, se implica que el último es 1. En otras palabras, los siguientes son equivalentes:

y se puede pensar en todas las posibles ocurrencias del tiempo.

NOTA: Al aplicar una frecuencia para obtener una lista de fechas en las que ocurre un evento recurrente, se crea un delta a partir de la frecuencia que se aplica para obtener las fechas a las que hace referencia el intervalo. Luego, estos son operados por el rtime y por modificadores para obtener realmente los eventos recurrentes. Los deltas siempre serán exactos o aproximados. No hay soporte para las recurrencias del modo empresarial. Sin embargo, con el uso cuidadoso de modificadores (que se analizan a continuación), también se pueden determinar la mayoría de los eventos comerciales recurrentes.


Referencias

Barros F (1995) Esquemas de incentivos como variables estratégicas: una aplicación a un oligopolio mixto. Int J Ind Organ 13 (3): 373–386

Beiner S, Schmid M, Wanzenried G (2011) Competencia en el mercado de productos, incentivos gerenciales y valoración de empresas. Eur Financ Manag 17 (2): 331–366

Besley T, Ghatak M (2005) Competencia e incentivos con agentes motivados. Am Econ Rev 95 (3): 616–636

Borcherding TE, Pommerehne WW, Schneider F (1982) Comparación de la eficiencia de la producción pública y privada: la evidencia de cinco países. J Econ Suppl 2: 127-156

Bös D (1993) Privatización en Europa: una comparación de enfoques. Política de Oxf Rev Econ 9 (1): 95–111

Boyd CW (1986) La eficiencia comparativa de las empresas estatales. En: Negandhi AR (ed) Corporaciones multinacionales y empresas estatales: un nuevo desafío en los negocios internacionales. Investigación en Negocios Internacionales y Relaciones Internacionales, JAI Press, Greenwich

Cabral LMB, Riordan MH (1997) La curva de aprendizaje, depredación, antimonopolio y bienestar. J Ind Econ XLV (2): 155-170

Coloma G (2006) Fusiones y adquisiciones en mercados de oligopolios mixtos. Int J Bus Econ 5 (2): 147-159

Corneo G, Rob R (2003) Trabajando en empresas públicas y privadas. J Public Econ 87: 1335-1352

De Fraja G (1993) Eficiencia productiva en empresas públicas y privadas. J Public Econ 50 (1): 15–30

De Fraja G (2009) Oligopolio mixto: viejo y nuevo. Documento de trabajo No. 09/20, septiembre. Universidad de Leicester, Departamento de Economía

De Fraja G, Delbono F (1989) Estrategias alternativas de una empresa pública en oligopolio. Oxf Econ Pap 41: 302–311

Dewenter K, Malatesta PH (1997) Ofertas públicas de empresas estatales y privadas: una comparación internacional. J Finance 52: 1659–79

Disney R (2007) Diferencias salariales entre el sector público y el privado en todo el mundo: métodos y pruebas. Mimeo, Universidad de Nottingham e Instituto de Estudios Fiscales

Disney R, Gosling A (2008) Cambiando las diferencias salariales del sector público en el Reino Unido. Instituto de Estudios Fiscales, WP08 / 02

Comisión Europea (2011) Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo y al Comité Económico y Social Europeo sobre el futuro del IVA. Hacia un sistema de IVA más simple, más sólido y eficiente adaptado al mercado único, Bruselas, 6.12.2011, COM (2011) 851 final

Fershtman C (1990) La interdependencia entre el estatus de propiedad y la estructura del mercado: el caso de la privatización. Economica 57 (227): 219–238

Fershtman C, Judd KL (1987) Incentivos de equilibrio en oligopolio. Am Econ Rev 77 (5): 927–940

Florio M (2004) La gran desinversión. Evaluación del impacto de las privatizaciones británicas 1979-1997. Prensa del MIT, Cambridge

Francois P (2000) Motivación del servicio público. J Public Econ 78: 275–299

Fudenberg D, Tirole J (1984) El efecto del gato gordo, la estratagema del cachorro. Am Econ Rev 74: 361–366

Geroski P (1995) ¿Qué sabemos sobre la entrada? Int J Ind Organ 13 (4): 421–440

Goering GE (2007) El uso estratégico de incentivos gerenciales en un duopolio mixto de empresas sin fines de lucro. Manag Decis Econ 28: 83–91

Grönblom S, Willner J (2008) Privatización y liberalización: costos y beneficios en presencia de la negociación salarial. Ann Public Cooperative Econ 79 (1): 133–160

Haskel J, Szymanski S (1992) Una teoría de negociación de la privatización. Ann Public Cooperative Econ 63: 207–28

Herr A (2009) Diferenciación de productos y bienestar en un duopolio mixto con precios regulados: el caso de un hospital público y privado. Hoja de trabajo. http://ssrn.com/abstract=1572302

Heywood JS, Ye G (2009) Delegación en un oligopolio mixto: el caso de varias empresas privadas. Manag Decis Econ 30: 71–82

Hodge GA (2000) Privatización. Una revisión internacional del desempeño. Westview Press, Boulder

Holmström B, Milgrom P (1991) Análisis principal-agente multitarea: contratos de incentivos, propiedad de activos y diseño de puestos. J Law Econ Organ 7: 24–52

Iordanoglou CH (2001) Empresa pública revisada. Una mirada más cercana al récord de productividad laboral del Reino Unido de 1954-1979. Edward Elgar, Cheltenham

Johnston J (1960) Análisis estadístico de costos. McGraw-Hill, Nueva York

Kopel M, Brand B (2012) Empresas socialmente responsables y elección endógena de incentivos estratégicos. Econ Model 29 (3): 982–989

Lakdawalla D, Philipson T (2006) El sector sin fines de lucro y el desempeño de la industria. J Public Econ 90: 1681–1698

Mankiw NG, Whinston MD (1986) Entrada libre e ineficiencia social. Rand J Econ 17 (1): 48–58

Martin WH (1959) Políticas públicas y aumento de la competencia en la industria del amoníaco sintético. Q J Econ LXXIII (4): 373–392

Martin S (1993) Eficiencia de la empresa endógena en un modelo de principal-agente de Cournot. J Econ Theory 59 (2): 445–450

Martin S (2004) La globalización y los límites naturales de la competencia. En: Neumann M, Weigand J (eds) Manual de competencia. Edward Elgar, Cheltenham

Martin S, Parker D (1997) El impacto de la privatización. Propiedad y desempeño corporativo en el Reino Unido. Routledge, Londres

Matsumura T (1998) Privatización parcial en duopolio mixto. J Public Econ 70: 473–483

Megginson WL, Netter JM (2001) Del estado al mercado: una encuesta de estudios empíricos sobre privatización. J Econ Lit XXXIX (2): 321–389

Melly B (2005) Diferenciales salariales del sector público-privado en Alemania: evidencia de regresión cuantílica. Empir Econ 30 (2): 505–520

Miettinen T (2000) Poikkeavatko valtionyhtiöt yksityisistä? Instituto de Investigación de la Economía de Finlandia, Documentos de debate núm. 730

Millward R (1982) El desempeño comparativo de la propiedad pública y privada. En: Roll LE (ed) La economía mixta. Macmillan, Londres

Monsen RJ, Walters KD (1983) Empresas nacionalizadas: una amenaza para las empresas estadounidenses. McGraw-Hill, Nueva York

Nett L (1993) Oligopolio mixto con bienes homogéneos. Ann Public Cooperative Econ 64: 367–393

Newbery DM (2006) Privatizando industrias de redes. En: Köthenbürger M, Sinn H-W, Whalley J (eds) Experiencias de privatización en la UE, capítulo 1. MIT Press y CESifo, Cambridge, págs. 3–50

Philipson TJ, Posner RA (2009) Antimonopolio en el sector sin fines de lucro. J Law Econ 52: 1–18

Pint EM (1991) Nacionalización vs regulación de monopolios: los efectos de la propiedad sobre la eficiencia. J Public Econ 44 (2): 131–164

Raith M (2003) Competencia, riesgo e incentivos gerenciales.Am Econ Rev 93: 1425–1436

Ramoni-Perazzi J, Bellante D (2006) Diferencias salariales entre el sector público y el privado: ¿qué tan comparables son los trabajadores? J Bus Econ Res 4 (5): 3–57

Saha B, Sensarama R (2008) El papel distributivo de los incentivos de gestión en un duopolio mixto. Econ Bull 12 (27): 1–10

Sheahan J (1966) Competencia gubernamental y desempeño de la industria automotriz francesa. J Ind Econ VIII: 197–215

Sklivas SD (1987) La elección estratégica de incentivos gerenciales. Rand J Econ 18 (3): 452–458

The Guardian (2010) Reforma de la atención médica de EE. UU.: La opción pública fracasa en un comité clave del Senado. Martes 29.9.2009. http://www.guardian.co.uk/world/2009/sep/29/public-option-senate-healthcare. Consultado el 9 de marzo de 2010.

Vickers J (1985) Delegación en la teoría de la empresa. Econ J 95: 138–147

Vickers J, Yarrow G (1988) Privatización: un análisis económico. The MIT Press, Cambridge

Willner J (1994) Maximización del bienestar con costos promedio endógenos. Int J Ind Organ 12: 373–386

Willner J (2001) Propiedad, eficiencia e interferencia política. Eur J Polit Econ 17 (4): 723–748

Willner J (2006) Un oligopolio mixto donde las empresas privadas sobreviven a la maximización del bienestar. J Ind Compet Trade 6: 235–251

Willner J, Grönblom S (2009) El impacto de los recortes presupuestarios y los salarios de incentivo en el trabajo académico. Int Rev Appl Econ 23 (6): 673–689

Willner J, Parker D (2007) El desempeño de la empresa pública y privada en condiciones de propiedad activa y pasiva y competencia y monopolio. J Econ 90 (3): 221–253

Xu Z, Birch MH (1999) El desempeño económico de las empresas estatales en Argentina: una evaluación empírica. Rev Ind Organ 14 (4): 355–375


Referencias:

2. Se supone que el Sistema de tratamiento de gas de reserva (SGTS) funcionará a 4800 ACFM durante el accidente. Este flujo se basa en lo siguiente para el ventilador SGT-FN-IAl y se aplica a todos los ventiladores: a. La posición inicial del amortiguador Vortex SGT-AD-lAI estará completamente abierta debido a la baja presión diferencial entre la contención secundaria y el aire exterior. B. Después del arranque del ventilador SGT, el regulador de vórtice se estrangulará según sea necesario para limitar el flujo al valor del limitador de flujo SGT-LMTR-lAl de 5378 ICFM y para mantener el punto de ajuste de presión diferencial en SGT-DPlC-IAl. Referencia 4. c. El ICFM 5378 es 434 ICFM por debajo del límite analítico de 5812 ICFM. Referencia 4. d. La aplicación de la incertidumbre de 434 ICFM al punto de ajuste del limitador como una reducción establece el flujo en 4944 ICFM.

El redondeo del flujo a 4800 ICFM es una suposición conservadora.

mi. Se obtiene un margen adicional utilizando CFM real en lugar de ICFM sin corrección por la inexactitud del sensor. Referencia 5. 3. Se supone que el servicio de agua de reserva (SW) está apagado al inicio del accidente. Se asume que el SW está suministrando flujo total a los enfriadores de habitación ECCS a 300 segundos según lo siguiente: a. En T = 15 segundos, se carga el EDG y se inicia la secuencia de inicio del software. Referencia 1. b. La secuencia de tiempo para el arranque de las bombas SW se determina a partir de la Referencia 10. Este valor es de 108 segundos. C. Se permiten cinco segundos para que la bomba SW desarrolle la presión de descarga de 52 PSIG requerida para que SW-PS-1A / B actúe. Esto se basa en el Apéndice 3, Referencia 6. Estos datos muestran que 10 segundos después del arranque de una bomba SW, se indica un flujo de al menos 300 GPM en SW-FIS-15 ubicado en la descarga del intercambiador de calor DG. El interruptor de presión, SW-PS-IA / B, es el sensor de control para la apertura de la válvula de descarga de la bomba y debe activarse antes de que comience el flujo en el intercambiador de calor DG, por lo que la suposición de 5 segundos es un número conservador. El 52 PSIG para SW-PS-1A / B se basa en la Referencia 7. d. Los tiempos de carrera para las válvulas SW son los valores de Acción alta que se enumeran en la Referencia 8. Este procedimiento es el valor de sincronización en la Referencia 9. Los valores de Acción alta son aquellos tiempos de carrera más allá de los cuales la válvula se declarará inoperable inmediatamente. Este valor es actualmente de 140 segundos.

NOTA: Este valor de 140 segundos se basa en los datos de la prueba de tendencias y podría revisarse en el futuro.

El tiempo para que SW-V-2A esté completamente abierto y proporcione un flujo de SW completo incluye un margen de 32 segundos para permitir cualquier cambio futuro en el punto de ajuste de Acción alta. Este margen también limitará cualquier variación de configuración en los relés de control.

mi. La apertura de la válvula de descarga se detiene al 20% durante 48 segundos. Los ajustes de los relés de control asociados, SW-RLY-V / 2A3 y amp SW-RLY-V / 2A4 y los relés de lazo B se basan en pruebas de campo como se describe en la página C-5 de la Referencia 10. Como se indica en la Referencia 10 allí. No hay valores permitidos en estos relés.

Núm. De página Continúa en la página ENRY3.4 4.0 NOROESTE People.Vislon * Soluciones MÉTODO DE CÁLCULO Núm. De cálculo NE-02-01-05 Preparado por / Fecha: D. a 07-406-4 Verificado por / Fecha: I Re - sion No. 0 91.1 REV BAR.

4. Se supone que la temperatura inicial del edificio del reactor es un promedio de 750F. Esta temperatura se obtuvo tomando los registros de temperatura diurnos y nocturnos en el edificio del reactor de las rondas del operador OPS2 para el 5 de enero de 2004. Estos valores se promediaron para obtener una temperatura general del edificio. Este fue el día más frío del mes con temperaturas exteriores locales / regionales en el rango de 11 a 14 grados bajo cero. Esto está muy por debajo del valor del 5% de 28 0F, Referencia 1.12, Apéndice E, utilizado en el análisis. 5. El análisis de reducción de la contención secundaria, Apéndice E, asume que el sistema SGT estará operando dentro de 120 segundos. Este tiempo se desarrolla en las referencias 17 y 18 de este cálculo.

No. de página Continúa en la página ENERGY 4.0 4.1

) NOROESTE Gente- Vislon * 6 soluciones BOCETOS Cálculo No. NE-02-01-05 Preparado por I Fecha: D. aIen 04 Verificado por / Fecha: Vvlay Revisión No. 0 (I / REV BAR.

UpperLeakageLocabonEl 687 RefuelFoor Node ORPSeaoor Imon El 57sh5ft Main Eniding Node P.

LowerLeakageLocalonEl489 ft PRapRoomNode Figura 1

YNORTHWEST People -Vision Solutions Cálculo No. NE-02-01-05 P d D Verii-e ale / L Preparado por / Fecha: D. f-'Iffie4 2Z Verificado por / Fecha: LS Woo0sley eiin 1/4 No. 1 BARRA REV.

-4 voltios hC-f5 006A '7t 0, i COY edraC trk / 51C L? 40w cs

t ENERGY Núm. de página Continúa en la página CÁLCULO MANUAL DE ENORTHWEST 5.0 Personas * Núm. de cálculo de Vislon- Solutions NE-02-01-05 Preparado por J ') en: K ey 07-06-04 Verificado por / Fecha: / Revisión No. 0 BARRA REV.

Los datos de prueba para la fuga en la contención secundaria, Referencia 1.20 del Apéndice E, indican que la mayoría de la fuga está en la ubicación superior, Figura 1. Esta ubicación consiste en miles de pies de traslapo entre las láminas de metal de la sección superior de el volumen del piso de repostaje. Una revisión de los datos indica que la fuga de esta área es al menos el 90% de la fuga total. Sin embargo, el D / P es más alto en la ubicación de la fuga más baja, que es la puerta del compartimiento del ferrocarril, Figura 1. Debido a esta condición, la fuga se ajusta de manera conservadora para tener un aumento en la fuga en la ubicación más baja (D / P más alto). Se realizó una serie de estudios de sensibilidad para determinar el efecto de variar la fuga entre las dos ubicaciones. Se determinó que la división 70% superior / 30 & # 160% inferior es una condición conservadora aceptable.

El procedimiento de planta TSP-RB-B501 verifica que la fuga se encuentre dentro de los límites de las especificaciones técnicas para que un ventilador SGT esté en servicio y para la verificación de la tasa de fuga. La contención secundaria tiene solo un límite de fuga de 2430 CFM. Para una discusión de la base del valor de fuga, vea la página 34 del Apéndice E. La división de la fuga no es una preocupación durante la operación y las pruebas siempre que la fuga total esté dentro de las especificaciones.

Este análisis de reducción de la contención secundaria tiene una duración de 30 días, como lo requiere RG 1.183, Referencia 13, Tabla 6. La evaluación de los resultados del Apéndice E determinó que las temperaturas en el edificio del reactor no alcanzan una condición estable antes del final. de la duración requerida. Para verificar que el modelo alcanza una temperatura estable o decreciente en la contención secundaria, se amplió la duración del análisis para mostrar el punto de estabilidad. La mayor duración del aumento de temperatura se debe en parte a la temperatura conservadora asumida en el pozo de agua de contención primaria.

Fondo

El enfoque utilizado en este cálculo fue que Enercon Services, Inc desarrollara el modelo GOTHIC basado en modelos anteriores desarrollados por Energy Northwest. El desarrollo del modelo comenzó con los supuestos y el marco utilizado en el cálculo NE-02-94-19, Referencia 16. Este modelo se simplificó luego de una representación multinodo de contención secundaria a un modelo de un solo nodo. Este modelo se utilizó para ejecutar varios estudios de sensibilidad y para desarrollar el modelo de tres nodos. El modelo de tres nodos se utilizó para realizar estudios de sensibilidad adicionales y para establecer y probar los supuestos.

La Figura 2 muestra el modelo GÓTICO de tres nodos utilizado para realizar el análisis. Las suposiciones finales y los parámetros de entrada se documentaron en QA INPUTSR10a.doc. La información contenida en QA INPUTSR10a.doc se incorporó al cuerpo del cálculo de Enercon WS129-CALC-O01. Tanto Enercon Services, Inc como Energy Northwest realizaron estudios de casos. Los casos de prueba de Enercon están documentados en el Apéndice D y E y 1. Los casos de prueba de Energy Northwest están documentados en el Apéndice G de este cálculo. La configuración del modelo GOTHIC, Figura 2 en la página 4.1, se usa para todos los casos de prueba de Energy Northwest excepto aquellos para probar la circulación del piso de reabastecimiento donde se agregan rutas de flujo adicionales al piso. Los resultados de esos estudios se incluyen en este cálculo.

C-1R4 33PI No. WSIZ9-PR-02 C9 z INFORME DE PROYECTO b HOJA DE PORTADA REV. 1 ENERCON SERVICES, INC.

_ PÁGINA NO. 1 de 44 INFORME DE PROYECTO Para

.Sensibilidad del análisis de reducción a largo plazo en el modelado de la ubicación del calentador SGTS Se requiere una revisión independiente: Sí Preparado por: Paul N Hansen a Fecha: 7/28'10 Revisado por: NA Fecha:

Revisor Revisado por: Bivins Calhoun MH Fecha: 24 f Revisor independiente Aprobado por: Ralph Schwar bekk2, t: 9j / 7 Gerente de proyecto o diseñador

NO. INFORME DE PROYECTO WS129-PR-02

__ _ _ PÁGINA NO. 2 de 44 INFORME DE PROYECTO ESTADO DE REVISIÓN FECHA DE REVISIÓN DESCRIPCIÓN 0 6 de septiembre de 2004 Versión inicial 28 de septiembre de 2004 Revisión PÁGINA ESTADO DE REVISIÓN PÁGINA NO. REVISIÓN PÁGINA NO. REVISIÓN Todos 1 APÉNDICE ESTADO DE REVISIÓN APÉNDICE NO. PÁGINA NO. REVISIÓN NÚMERO. APÉNDICE NO. PÁGINA NO. REVISIÓN NO Todos Todos 1

NO. WS129-PR-02 E INFORME DE PROYECTO DE HQ I REV. 1 ENERCON SERVICES, INC.


Prevalência em toda a vida, distribuição por idade e sexo e idade de início de transtornos psiquiátricos na área metropolitana de São Paulo, Brasil: resultados del Estudo Epidemiológico de Transtornos Mentais São Paulo Megacity

Objetivos: Estimar la prevalencia, la edad de aparición, la distribución por género e identificar los correlatos. de los trastornos psiquiátricos de por vida en el Área Metropolitana de São Paulo (SPMA). Métodos: El São Paulo Megacity Mental Health Survey evaluó los trastornos psiquiátricos en una muestra probabilística de 5.037 residentes adultos en la SPMA, utilizando la versión de la Encuesta Mundial de Salud Mental del Compuesto Entrevista diagnóstica internacional. La tasa de respuesta fue del 81,3%. Resultados: Prevalencia de por vida para

cualquier trastorno fue del 44,8% el riesgo estimado a los 75 años fue de 57,7% la comorbilidad fue frecuente. La depresión mayor, las fobias específicas y el abuso de alcohol fueron los trastornos más prevalentes entre los trastornos. Los trastornos de ansiedad fueron la clase más frecuente. Se observó un inicio temprano de los trastornos fóbicos y del control de los impulsos y un inicio más tardío de los trastornos del estado de ánimo. Las mujeres tenían más probabilidades de tener trastornos de ansiedad y del estado de ánimo, mientras que los hombres, trastornos por uso de sustancias. Aparte de los trastornos de conducta, más frecuentes en los hombres, no hubo diferencias de género en los trastornos del control de impulsos. Hubo una tendencia constante de mayor prevalencia en las cohortes más jóvenes. Nivel educativo bajo se asoció con trastornos por uso de sustancias. Conclusiones: Los trastornos psiquiátricos son muy prevalentes

entre la población adulta general de la SPMA, con comorbilidad frecuente, inicio temprano de la mayoría de los trastornos y cohortes más jóvenes que presentan tasas más altas de morbilidad. Tal escenario requiere una acción enérgica de salud pública.

Prevalencia a lo largo de la vida, distribución por edad y género y

Edad de inicio de los trastornos psiquiátricos en el Área Metropolitana de São Paulo,

Brasil: Resultados de la

Encuesta de salud mental de las megaciudades de São Paulo

María Carmen Viana,

Laura Helena Andrade

1 Departamento de Medicina Social y Programa de Postgrado en Salud Pública, Centro de Ciencias de la Salud,

Universidade Federal do Espírito Santo, Vitória, Brasil

2 Sección de Epidemiología Psiquiátrica - LIM-23, Departamento e Instituto de Psiquiatría,

Faculdade de Medicina, Universidade de São Paulo, São Paulo, Brasil Recibido el 4 de marzo de 2011 aceptado el 27 de marzo de 2012

São Paulo Megaciudad Encuesta de salud mental Encuestas mundiales de salud mental Epidemiología psiquiátrica Estudios poblacionales Encuestas transversales Países en desarrollo. ARTÍCULO ORIGINAL

Autor para correspondencia: Maria Carmen Viana, MD, PhD. Departamento de Medicina Social, Centro de Ciências da Saúde, Universidade Federal do Espírito Santo. AV. Marechal Campos 1468 Vitória / ES - Brasil. CEP 29043-900. Correo electrónico: [email protected]

1516-4446 - © 2012 Elsevier Editora Ltda. Reservados todos los derechos. doi: 10.1016 / j.rbp.2012.03.001

Prevalência em toda a vida, distribuição por idade e sexo e idade de início de transtornos psiquiátricos na área metropolitana de São Paulo, Brasil: Resultados do

Estudo Epidemiológico de Transtornos Mentais Megaciudad de São Paulo Resumen

Objetivos: Estimar a prevalência, idade de início, distribuição por sexo e idade e identifica fatores correlacionados à morbidade psiquiátrica na Região Metropolitana de São Paulo (RMSP). Métodos: O Estudo Epidemiológico de Transtornos Mentais São Paulo Megacity avaliou transtornos psiquiátricos em uma amostra probabilística composta por 5.037 adultos (18+) residentes na RMSP, utilizando o Entrevista diagnóstica internacional compuesta, versão Encuesta mundial de salud mental. Un taxón global de resposta foi de 81,3%. Resultados: A prevalência de pelo menos um transtorno mental ao longo

da vida foi de 44,8% e o risco estimado aos 75 anos de idade foi de 57,7% comorbidade ocorreu com frequência. Depressão maior, fobias específicas y abuso de álcool foram os transtornosis mais prevalentes transtornos de ansiedade foi a class de transtornos mais frequente. Fobias específicas e transtornos do controle de impulsos tiveram idade de início precoce, enquanto transtornos do humor tiveram início mais tardiamente. Mulheres apresentaram maior risco para transtornos do humor e de ansiedade, e homens para transtornos decorrentes do uso de álcool e drogas. Com exceção de transtornos da conduta, que foram mais frequentes em homens, não se observou diferenças de gênero na distribuição de transtornos do controle de impulso. Observou-se uma tendência consistente entre os diferentes transtornos de maiores taxas de morbidade nas coortes mais jovens. Baixa escolaridade mostrou-se associada a transtornos decorrentes do uso de álcool e drogas. Conclusión: Transtornos psiquiátricos na população geral adulta da RMSP são altamente prevalentes, com comorbidade frequente, idade de início precoce na maior parte dos transtornos avaliados, e taxas mais elevadas nas coortes mais jovens. Tal cenário suscita ações vigorosas de saúde pública.

Estudo Epidemiológico de Saúde Mental Megaciudad de São Paulo Pesquisa Mundial de Saúde Mental Epidemiologia psiquiátrica Estudos de base populacional Estudos transversais Países em desenvolvimento.

Introducción

En un intento por tener información más precisa sobre la epidemiología de los trastornos psiquiátricos en diferentes culturas, la OMS lanzó las Encuestas de Salud Mental Mundial (WMH)

Iniciativa, 1 con más de 30 países participantes, utilizando un

versión extendida y ampliada del compuesto de la OMS

Entrevista de diagnóstico internacional (WMH-CIDI),2 Residencia en

criterios de diagnóstico de la Clasificación Internacional de

Enfermedades y lesiones décimo Revisión (ICD-10)3 y el diagnóstico

y Manual Estadístico de Trastornos Mentales 4o. edición

(DSM-IV) 4 Este manuscrito se basa en la Megaciudad de São Paulo

Encuesta de salud mental (SPMHS), 5 llevado a cabo en conjunto

con la Iniciativa de encuestas de WMH, 5 que evaluó el general

población residente en el Área Metropolitana de São Paulo (SPMA). Hasta ahora, se han realizado en Brasil pocas encuestas poblacionales que evalúen la morbilidad psiquiátrica en la comunidad. A principios de los 90, el Estudio Multicéntrico Brasileño de Morbilidad Psiquiátrica se llevó a cabo en tres ciudades, utilizando cuestionarios de detección en encuestas de dos fases, reportó tasas de prevalencia de por vida del 31% en São Paulo, 42,5% en Porto Alegre y 50,5% en

Brasilia.6,7 Dos estudios posteriores utilizaron diagnósticos completamente estructurados

entrevistas (CIDI-1.1), produciendo diagnósticos DSM-III-R y ICD-10.

Estudio de la zona de captación epidemiológica de São Paulo (ECA)8,9

evaluaron a 1,464 residentes de dos distritos de la ciudad de São Paulo durante toda la vida y la prevalencia de 12 meses de al menos un trastorno fueron 33,1% y 18,5%, respectivamente. El Bambuí Salud y El estudio de envejecimiento evaluó a 1.041 adultos que viven en un pequeño pueblo de Minas

Gerais.10-12 Prevalencia de por vida de la depresión mayor y social

fobia fueron 12,8% (17,0% entre mujeres y 7,3% en hombres)

y 11,8% (mujeres 13,0% y hombres 10,0%), respectivamente. Estos estudios utilizaron procedimientos de muestreo rigurosos. No obstante, los resultados no fueron generalizables a proporciones más grandes de la población en general, ya que el estudio ECA se limitó a barrios socioeconómicos medios y altos, y la encuesta Bambuí solo incluyó la evaluación de la depresión y fobia social entre la población de un pueblo pequeño en un área rural.

El SPMHS fue diseñado para abordar estas limitaciones y cubrir las lagunas en el conocimiento sobre la epidemiología de los trastornos mentales en la población general brasileña, y producir información que pueda compararse con otras regiones del mundo. En este informe, presentamos estimaciones de prevalencia de por vida, riesgos de vida proyectados, distribuciones de edad de inicio (AOO), variación entre cohortes y correlaciones sociodemográficas de una amplia gama de trastornos del DSM-IV de residentes adultos en São Paulo. Área Metropolitana (SPMA), el área urbana más grande de América del Sur. La SPMA está formada por 39 municipios y se encuentra entre las cinco áreas más pobladas del mundo, con una población de 19,7 millones de personas.La concentración de actividades económicas ha atraído a un gran número de migrantes de todas las regiones brasileñas en las últimas décadas, lo que ha provocado una disminución de la calidad de vida en general y un aumento de la desigualdad social y económica en la región.

Métodos

Resumen del estudio

Como se describe con más detalle en otra parte, 5 el SPMHS es un

Estudio epidemiológico transversal poblacional de morbilidad psiquiátrica, evaluando una muestra probabilística de hogares.

residentes en la SPMA, mayores de 18 años. Los encuestados fueron seleccionados de una muestra estratificada de hogares con probabilidad de áreas agrupadas de múltiples etapas, que cubría los 39 municipios, sin reemplazo. Los datos fueron recolectados entre mayo de 2005 y abril de 2007 por entrevistadores legos capacitados, utilizando la versión en papel y lápiz del WMH-CIDI, que se compone de secciones clínicas y no clínicas, organizadas en la Parte I y la Parte II. Los trastornos centrales (ansiedad, estado de ánimo, control de impulsos y trastornos por uso de sustancias) y los factores de riesgo sociodemográficos se evaluaron en todos los encuestados (muestra de la Parte I). Los módulos clínicos no centrales de WMH-CIDI, así como las secciones no clínicas clínicas, se aplicaron en una submuestra compuesta por todos los casos de trastornos centrales y una muestra aleatoria del 25% de no casos (muestra de la Parte II). Un total de 5.037 personas recibieron WMH-CIDI Parte I y 2.942 también recibieron la Parte II. La tasa de respuesta global fue del 81,3%.

El estudio fue aprobado por el Comité de Ética e Investigación de la Facultad de Medicina / Universidad de São Paulo.

Evaluación diagnóstica

Los diagnósticos psiquiátricos se basaron en el WMH-CIDI, 2 un completo

entrevista diagnóstica estructurada. La versión en papel y lápiz

(PAPI) fue traducido y adaptado al portugués brasileño, 13

siguiendo las pautas internacionales, y administrado en entrevistas domiciliarias cara a cara por entrevistadores no clínicos capacitados. Se utilizaron los criterios de diagnóstico del DSM-IV y los diagnósticos incluyen trastornos de ansiedad [pánico, agorafobia, fobia específica, fobia social, ansiedad generalizada (TAG), estrés postraumático (TEPT), obsesivo-compulsivo (TOC) y ansiedad por separación], estado de ánimo trastornos [depresión mayor (TDM), distimia, trastorno bipolar I y II], trastornos del control de impulsos [explosivo intermitente, oposición desafiante (ODD), conducta (CD) y déficit de atención / hiperactividad (TDAH)] y uso de sustancias trastornos (abuso y dependencia de alcohol y drogas). El TEPT y el TOC se evaluaron en la Parte II, todos los demás trastornos en la Parte I. Se usaron reglas de exclusión orgánica para la determinación de todos los diagnósticos, y se usaron reglas de jerarquía para el TDM, la distimia, el TAG y el TND. La información retrospectiva sobre AOO para todos los trastornos se obtuvo mediante una serie de preguntas diseñadas para evitar el sesgo de recuerdo o las respuestas más allá del rango.

Correlaciones sociodemográficas

Las correlaciones de morbilidad psiquiátrica evaluadas incluyeron: 1) cohorte definida por edad en la entrevista 18-34, 35-49, 50-64 o 65+ años 2) género como mujer o hombre 3) la educación se definió de acuerdo con el sistema escolar brasileño, categorizado como "0-4 años de educación" (equivalente a: ninguno - menos de la mitad de la escuela primaria), "5-8 años" (más de la mitad de la escuela primaria - primaria completa), "9-11 años" (algunos escuela - escuela secundaria completa), o “12+ años de educación” (algún colegio o universidad - colegio o universidad completa). Como varía con el tiempo / edad, la educación también se codificó como un predictor variable en el tiempo asumiendo un historial educativo ordenado, con 8 años de educación correspondientes a ser un estudiante hasta los 14 años, otras duraciones se basaron en este punto de referencia.

Análisis estadístico

Se aplicaron ponderaciones para ajustar las diferencias en la probabilidad de selección, la no respuesta diferencial y la posestratificación de la muestra final para aproximar la población del año 2000.

censo sobre distribución por sexo y edad, 14 que eran

aplicado a los datos de la muestra de la Parte I. Se utilizó una ponderación adicional ajustada para la selección de la Parte II (casos de sobremuestreo) para analizar los datos de la Parte II. Los procedimientos de ponderación se describen en

más detalles en otro lugar.5 Se estimó la prevalencia de por vida

como la proporción de encuestados que alguna vez cumplieron con los criterios de diagnóstico del DSM-IV para un trastorno dado hasta su edad en la entrevista. El AOO y el riesgo de por vida proyectado a la edad de 75 años (PLR) se estimaron utilizando el método actuarial de dos partes.

contenido en el SAS15 versión 8.2.12, asumiendo una constante

riesgo condicional de aparición durante un año de vida determinado en todas las cohortes de edad. Los predictores sociodemográficos se examinaron utilizando un análisis de supervivencia en tiempo discreto con años-persona como unidad de

análisis.16 Variables sociodemográficas que cambian con el tiempo

(logro educativo) fueron tratados como predictores variables en el tiempo. Los cambios en los efectos de los predictores en la cohorte se evaluaron mediante la inclusión de interacciones entre los predictores y la cohorte. Los errores estándar de las estimaciones de prevalencia y los coeficientes de supervivencia se estimaron con la linealización de la serie de Taylor.

método, 17 utilizando el análisis de datos de la encuesta (SUDAAN)18 software.

Se realizaron pruebas de significancia multivariante con Wald c2 pruebas

utilizando matrices de varianza-covarianza de coeficientes basadas en el diseño de la serie de Taylor. Los errores estándar de riesgo de por vida se estimaron utilizando

el método de repetición repetida de jackknife19 en SAS. Todos los resultados

se basaron en la muestra total (Parte 1 N = 5,037 encuestados) excepto TOC y PTSD como se indica en las notas al pie de las tablas correspondientes, donde se analizó la muestra de la Parte 2 (N = 2,942). Todas las pruebas fueron de dos caras con una significancia establecida en 5%.

Resultados

Prevalencia de por vida: distribuciones por edad y género

La prevalencia global de al menos un trastorno de por vida del DSM-IV (Tabla 1) fue del 44,8% (EE 1,4), mientras que el 23,2% (EE 0,9) de los encuestados tenía dos o más trastornos de por vida y el 13,4% (EE 0,7) tenía tres o más. Los trastornos de por vida más prevalentes fueron el trastorno depresivo mayor (16,9%), la fobia específica (12,4%) y el abuso de alcohol (9,8%). Los trastornos de ansiedad fueron la clase de trastornos más prevalente (28,1%), seguidos de los trastornos del estado de ánimo (19,1%), los trastornos por uso de sustancias (11,0%) y los trastornos del control de impulsos (8,4%). Para la mayoría de los trastornos, las tasas de prevalencia variaron significativamente con la edad, generalmente con un aumento constante de los grupos de edad más jóvenes y una disminución en el grupo de mayor edad (65+). No se observaron variaciones de edad para la agorafobia, el trastorno de estrés postraumático, el TND, la distimia y el abuso de alcohol.

En general, las tasas de prevalencia fueron más altas entre las mujeres en comparación con los hombres (51,5% frente a 37,3% OR = 1,8, IC del 95%: 1,4-2,2) (Tabla 1). Las mujeres tenían más probabilidades de haber tenido ansiedad y trastornos del estado de ánimo que los hombres, con razones de probabilidad de alrededor de 3 para el trastorno de estrés postraumático, agorafobia, pánico y depresión. A su vez, los hombres tenían más probabilidades de tener trastornos por uso de sustancias que las mujeres (18,0% frente a 4,7% OR = 4,4; IC del 95%: 3,3-5,8), con razones de probabilidad significativamente más altas (abuso de alcohol 4,7 dependencia del alcohol 6,0 abuso de drogas 2,9 dependencia de drogas 2.5). No se observaron diferencias de género para los trastornos del control de impulsos, con la excepción de los trastornos de conducta, que fueron más frecuentes en los hombres (OR = 2,9 IC 95% 1,8-4,5).

Edad de inicio (AOO)

Las distribuciones de las estimaciones de riesgo acumulado de por vida se estandarizaron y examinaron para percentiles seleccionados (Tabla 2).

Tabla 1 Prevalencia de por vida de los trastornos DSM-VI WMH-CIDI en la muestra total de la Encuesta de Megaciudades de São Paulo, por edad y sexo

Grupo de edad Género

Total 18-34 35-49 50-64 65+

C2# Masculino Mujer OR (IC del 95%) % SE % SE % SE % SE % SE % SE % SE

Trastorno de pánico 1,7 0,2 1,1 0,2 2,5 0,5 2,2 0,7 1,0 0,6 12,3§ 0.9 0.18 2.5 0.38 2.9 (1.7- 5.0) &erio

Trastorno de ansiedad generalizada 3,7 0,3 2,5 0,5 4,8 0,5 4,1 0,7 4,5 1,6 8,9 2,6 0,34 4,6 0,37 1,8 (1,3-2,4) & amp

Fobia social 5,6 0,4 6,5 0,6 5,2 0,6 5,2 0,7 2,0 0,4 58,5§§ 4.2 0.53 6.7 0.58 1.6 (1.2-2.3) &erio

Fobia específica 12,4 0,6 10,2 0,9 14,6 1,1 16,3 1,2 8,9 1,3 34,9§§ 7.9 0.85 16.5 0.73 2.3 (1.8-2.9) &erio

Agorafobia sin pánico 2.5 0.3 2.6 0.6 2.4 0.4 2.6 0.5 2.4 0.9 0.1 1.3 0.42 3.6 0.53 2.9 (1.4-6.1) & amp

Trastorno de estrés postraumático * 3,2 0,2 ​​2,9 0,5 3,3 0,4 4,0 0,9 2,5 1,1 1,1 1,6 0,42 4,6 0,40 3,0 (1,6-5,7) & amp

Trastorno obsesivo compulsivo * 6,7 0,5 7,3 0,9 6,7 1,1 7,6 1,0 2,4 0,8 78,8§§ 5.8 0.58 7.6 0.83 1.3 (0.98-1.8)

Trastorno de ansiedad por separación 7,7 0,4 8,6 0,6 8,2 0,9 6,8 1,0 2,7 0,9 34,6§§ 6.7 0.55 8.6 0.57 1.3 (1.04-1.6) &erio

Cualquier trastorno de ansiedad ** 28,1 0,9 27,5 1,5 27,8 1,8 35,0 4,4 19,8 2,5 11,8§ 19.5 1.29 35.8 1.45 2.3 (1.9-2.8) &erio

Trastorno depresivo mayor 16,9 0,9 16,2 1,2 19,0 1,3 17,2 1,2 11,8 2,2 11,1§ 10.0 0.67 23.0 1.31 2.7 (2.3-3.1) &erio

Distimia 1,6 0,3 1,6 0,3 1,7 0,4 0,8 0,3 2,9 1,2 8,0 0,9 0,34 2,2 0,44 2,5 (1,5-5,3) & amp

Trastorno bipolar (I y II) 2,1 0,2 2,4 0,4 ​​2,6 0,4 1,3 0,5 0,8 0,5 11,3§ 2.2 0.40 2.1 0.28 0.96 (0.6-1.5)

Cualquier trastorno del estado de ánimo 19,1 0,8 18,6 1,4 21,7 1,1 18,5 1,2 12,8 2,3 16,4§§ 12.3 0.82 25.2 1.25 2.4 (2.0-2.9) &erio

Trastornos del control de impulsos

Trastorno de oposición desafiante 1,4 0,2 1,9 0,4 1,0 0,3 1,2 0,4 0,5 0,3 6,4 1,4 0,30 1,5 0,26 1,2 (0,7-1,9) Trastorno de conducta 2,1 0,2 2,8 0,5 1,8 0,3 0,9 0,4 1,3 0,9 19,0§§ 3.2 0.43 1.1 0.20 0.4 (0.2-0.5) &erio

Trastorno por déficit de atención / hiperactividad 1,7 0,2 2,2 0,4 1,5 0,4 1,5 0,5 0,3 0,3 12,7§ 1.9 0.28 1.5 0.29 0.8 (0.5-1.3)

Trastorno explosivo intermitente 4,9 0,3 6,5 0,7 4,0 0,6 2,5 0,5 4,2 1,9 22,2§§ 4.7 0.49 5.1 0.51 1.1 (0.8-1.6)

Cualquier trastorno del control de impulsos 8,4 0,4 ​​11,1 0,7 6,8 0,7 4,9 0,8 6,0 2,1 44,6§§ 8.9 0.51 7.9 0.76 0.9 (0.7-1.2)

Trastornos por consumo de sustancias

Abuso de alcohol 9,8 0,6 9,2 1,0 11,9 1,1 8,4 1,1 7,9 1,9 7,8 16,4 1,12 4,0 0,51 0,2 (0,2-0,3) & amp

Dependencia del alcohol 3,3 0,3 2,4 0,5 4,6 0,6 3,7 0,8 2,1 0,6 12,3§ 5.8 0.69 1.0 0.15 0.2 (0.1-0.2) &erio

Abuso de drogas 2,9 0,4 4,1 0,6 3,0 0,6 0,8 0,3 0,0 0,0 72,7§§ 4.4 0.62 1.6 0.34 0.3 (0.2-0.6) &erio

Farmacodependencia 1,4 0,3 1,8 0,5 1,7 0,4 0,2 0,1 0,0 0,0 27,3§§ 2.0 0.47 0.8 0.22 0.4 (0.2-0.7) &erio

Cualquier trastorno por consumo de sustancias 11,0 0,6 11,1 1,1 12,8 1,2 8,5 1,1 7,9 1,9 9,3§ 18.0 1.11 4.7 0.58 0.2 (0.2-0.3) &erio

Cualquier trastorno ** 44,8 1,4 44,4 2,1 46,3 2,4 48,8 4,8 33,1 3,0 16,0§§ 37.3 2.08 51.5 1.83 1.8 (1.4-2.2) &erio

Dos o más trastornos ** 23,2 0,9 23,6 1,5 24,1 1,8 23,7 2,5 16,8 2,6 11,1§ 20.3 1.56 25.8 1.24 1.4 (1.1-1.7) &erio

Tres o más trastornos ** 13,4 0,7 14,0 1,3 15,0 1,2 12,2 1,2 6,2 1,5 31,3§§ 12.7 1.17 14.0 1.02 1.1 (0.8-1.5)

Abreviaturas: WMH-CIDI, versión de la Encuesta mundial de salud mental de la entrevista de diagnóstico internacional compuesta SE, error estándar. Tamaño de la muestra de la Parte I = 5.037 Tamaño de la muestra de la Parte II = 2.942.

* Trastorno de la Parte II, estimado en la muestra de la Parte II.

** Incluye trastornos de la Parte I y la Parte II. Estas medidas de resumen se analizaron en la muestra completa de la Parte II (N = 2942).

§ Diferencia de edad significativa (p ≤ 0.05) §§ Diferencia de edad significativa (p ≤ 0,01).

# La C2 La prueba evalúa la significación estadística de las diferencias relacionadas con la edad en la prevalencia estimada df = 3 para todos los trastornos. &erioDiferencia de género significativa (p ≤ 0.05).

fue anterior para los trastornos de ansiedad (13 años) y los trastornos del control de impulsos (14 años) en comparación con los trastornos por uso de sustancias (24 años) y los trastornos del estado de ánimo (36 años). La mediana de la AOO para los trastornos de ansiedad varió mucho, desde alrededor de los 40 años para el TAG, el pánico y el TEPT, hasta los 14 y 8 años para la fobia social y específica, respectivamente. En el otro grupo de trastornos, el rango de la mediana del AOO fue más estrecho: 31-51 para los trastornos del estado de ánimo, 8-16 para los trastornos del control de impulsos y 21-30 para los trastornos por uso de sustancias.

Los rangos intercuartílicos (IQR) (número de años en

entre el 75 y el 25th percentiles en el AOO

distribución) fueron menores para los trastornos del control de impulsos (5 años para ODD, CD y TDAH 9 años para IED) y abuso y dependencia de drogas (8 y 10 años) y mucho más amplios para los trastornos del estado de ánimo (21-39 años) y algunos de los trastornos de ansiedad (edad & gt25 años para TEPT, TOC, agorafobia, ansiedad por separación y TAG).

Riesgo de por vida proyectado

La distribución de estimaciones de riesgo de vida acumuladas estandarizadas produjo una proyección del riesgo de vida a los 75 años (PLR) (Tabla 2), basada en las distribuciones AOO. El PLR para cualquier trastorno fue un 12,9% más alto que las estimaciones de prevalencia de por vida informadas en la Tabla 1 (57,7% frente al 44,8%), lo que significa que casi el 80% de los nuevos inicios de PLR ​​ocurrieron en encuestados que ya habían tenido un trastorno. Los trastornos individuales con el PLR más alto fueron los mismos que con las tasas de prevalencia más altas (depresión, fobia específica y abuso de alcohol), con un riesgo dos veces mayor de trastorno depresivo mayor (31,9%). En general, el PLR fue un 5,7% más alto para la ansiedad.

(con una PLR del 33,8% frente al 28,1% de prevalencia), el 16,1% para los trastornos del estado de ánimo (35,2% frente al 19,1%), el 0,5% para los trastornos del control de impulsos (8,9% frente al 8,4%) y un 3,8% más para los trastornos por uso (14,8% frente a 11,0%).

Efectos de cohorte

La cohorte se definió por la edad en el momento de la entrevista, y las variables ficticias que definen los grupos de edad 18-34 años, 35-49, 50-64 y 65+ se utilizaron para predecir los trastornos de por vida utilizando un análisis de supervivencia en tiempo discreto. Estos grupos correspondían aproximadamente a las cohortes nacidas en los años 1972 o posteriores, 1957-1971, 1942-1956 y antes de 1941. El efecto de cohorte fue significativo para la mayoría de los trastornos,

Tabla 2 Edad en percentiles seleccionados en las distribuciones estandarizadas de edad de inicio de los trastornos del DSM-IV WMH-CIDI, y

riesgo de por vida proyectado a los 75 años

Edad en percentiles seleccionados de edad de inicio (años) Riesgo de por vida proyectado a la edad 75 años,% (SE) 5% 10% 25% 50% 75% 90% 95% 99%

Trastorno de pánico 11 14 24 37 43 62 65 65 3,0 (0,6)

Trastorno de ansiedad generalizada 14 17 26 41 61 65 73 73 8,5 (1,8)

Fobia social 5 7 11 14 17 29 41 54 6,1 (0,4)

Fobia específica 5 5 5 8 13 26 51 56 13,5 (0,7)

Agorafobia sin pánico 5 9 13 19 41 54 67 67 3,3 (0,4)

Trastorno de estrés postraumático * 11 15 24 40 49 57 65 73 6,3 (0,6)

Trastorno obsesivo compulsivo * 8 10 13 21 38 49 51 64 8,9 (0,8)

Trastorno de ansiedad por separación 6 7 11 19 37 59 68 68 9,8 (0,6)

Cualquier trastorno de ansiedad ** 5 5 7 13 26 49 54 65 33,8 (1,6)

Trastorno depresivo mayor 14 17 24 38 51 63 65 69 31,9 (2,4)

Distimia 13 15 26 51 65 65 75 75 4,7 (1,4)

Trastorno bipolar I y I 13 15 19 31 40 62 62 68 3,3 (0,4)

Cualquier trastorno del estado de ánimo 13 16 23 36 50 62 65 72 35,2 (2,4)

Trastornos del control de impulsos

Trastorno de oposición desafiante 5 5 8 10 13 16 16 19 1,4 (0,2)

Trastorno de conducta 8 8 9 12 14 16 18 20 2,1 (0,2)

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad 5 5 5 8 10 13 13 16 1,7 (0,2)

Trastorno explosivo intermitente 8 12 14 16 23 31 39 47 5,4 (0,3)

Cualquier trastorno del control de impulsos 5 7 9 14 18 25 31 43 8,9 (0,4)

Trastornos por consumo de sustancias

Abuso de alcohol 16 18 20 26 39 49 53 57 13,8 (0,8)

Dependencia del alcohol 18 19 21 30 41 55 55 61 5,2 (0,7)

Abuso de drogas 15 17 19 21 27 34 39 51 3,5 (0,5)

Farmacodependencia 15 18 20 24 30 39 41 51 1,7 (0,4)

Cualquier trastorno por consumo de sustancias 16 17 20 24 36 48 51 57 14,8 (0,8)

Cualquier trastorno ** 5 5 9 18 35 51 57 65 57.7 (2.5)

Abreviaturas: WMH-CIDI, versión de la Encuesta mundial de salud mental de la entrevista de diagnóstico internacional compuesta SE, error estándar. Tamaño de la muestra de la Parte I = 5.037 Tamaño de la muestra de la Parte II = 2.942.

* Trastorno de la Parte II, estimado en la muestra de la Parte II.

con una asociación positiva consistente entre la actualidad de la cohorte y la razón de probabilidades de inicio (Tabla 3). Los efectos de cohorte más grandes se asociaron con la drogodependencia, el trastorno bipolar, el TDM y el abuso de drogas. El único trastorno con un efecto de cohorte negativo significativo fue la fobia específica.

Se elaboró ​​un modelo de cohorte (Tabla 4) para evaluar si las diferencias entre cohortes disminuían significativamente con el aumento de la edad, un patrón que podría esperarse si el riesgo de por vida fuera realmente constante en todas las cohortes pero pareciera variar con la cohorte debido a que los inicios ocurrieron antes. en cohortes más recientes en lugar de más antiguas (ya sea debido a cambios seculares en los factores de riesgo ambientales o diferencias relacionadas con la edad en la precisión del recuerdo de AOO) o si la mortalidad diferencial tuvo un efecto cada vez más severo en el sesgo de selección de la muestra

con el aumento de la edad. Se utilizó la distribución real de AOO entre aquellos con los diversos trastornos (cualquier estado de ánimo, cualquier ansiedad, cualquier sustancia), y esta distribución se dividió en terciles para crear las categorías de AOO "temprano", "medio" y "tardío". Para los trastornos de ansiedad, la AOO temprana es de 4 a 6 años, la media es de 7 a 13 y la tardía es de 14+ para los trastornos del estado de ánimo son de 4 a 18, 19-31 y 32+, respectivamente y para los trastornos por uso de sustancias son de 4 a 18 19-23 y 24+, respectivamente. Los trastornos del control de los impulsos no se incluyeron debido al reducido número de pacientes y al estrecho margen de tiempo AOO. El modelo de cohorte que se muestra en la Tabla 4, que examina las diferencias por separado para los primeros inicios a lo largo del ciclo de vida, compara las probabilidades de inicio dentro de cada período de vida (temprano, medio y tardío) entre las cohortes, para probar si el efecto entre cohortes varía como un función de la AOO de los trastornos, monitorización indirecta

Tabla 3 Cohorte (edad en la entrevista) como predictor del riesgo de por vida de trastornos DSM-VI WMH-CIDI en la Encuesta de Megaciudades de São Paulo

Riesgo de por vida por edad en el momento de la entrevista (años) en comparación con los encuestados de edad

≥ 65 años, Odds Ratio (IC del 95%) c pag¥

Trastorno de pánico 4,1 (0,7-23,0) 4,6 (0,9-23,6) 2,6 (0,6-10,9) 3,8 0,287

Agorafobia sin pánico 2,0 (0,7-5,7) 1,4 (0,6-3,2) 1,2 (0,5-3,0) 3,7 0,293

Trastornos del control de impulsos

Trastorno de oposición desafiante 3,7 (0,8-16,1) 1,9 (0,5-6,9) 2,3 (0,5-9,9) 5,5 0,142

Trastorno de conducta 2,2 (0,5-9,3) 1,4 (0,3-6,1) 0,7 (0,1-6,5) 18,2 & lt 0,001

Trastorno por déficit de atención / hiperactividad 6,8 ​​(0,8-56,6) 4,5 (0,5-38,0) 4,6 (0,6-35,3) 4,8 0,187 Trastorno explosivo intermitente 2,0 (0,7-5,9) 1,0 (0,4-2,6) 0,6 (0,2-1,8) 26,6 & lt 0,001 Cualquier trastorno del control de impulsos 2.2§ (1.0-4.6) 1.2 (0.6-2.4) 0.8 (0.3-2.0) 41.6 & lt 0,001

Trastornos por consumo de sustancias

Abreviaturas: WMH-CIDI, versión de la Encuesta Mundial de Salud Mental de la Entrevista Diagnóstica Internacional Compuesta OR, Odds Ratios IC, Intervalo de Confianza. Tamaño de la muestra de la Parte I = 5.037 Tamaño de la muestra de la Parte II = 2.942.

Basado en modelos de supervivencia en tiempo discreto con años-persona como unidad de análisis. Los intervalos de tiempo se utilizaron como controles en este modelo.

* Trastorno de la Parte II, estimado en la muestra de la Parte II (N = 2.942).

** Incluye trastornos de la Parte I y la Parte II. Estas medidas de resumen se analizaron en la muestra completa de la Parte II (N = 2.942).

§ Diferencia significativa en comparación con los de 65 años o más (p ≤ 0,05, prueba de 2 caras). ¥ Prueba de diferencias globales entre cohortes (3 grados de libertad).

recuerdo diferencial o mortalidad. Las diferencias entre cohortes con mayores riesgos para las cohortes más jóvenes siguen siendo significativas para la mayoría de los trastornos (aparte de los trastornos de ansiedad de inicio temprano) independientemente del momento de inicio del trastorno y de la edad en el momento de la entrevista.

Predictores sociodemográficos

Varias variables sociodemográficas se asociaron significativamente con el riesgo de por vida de trastornos del DSM-IV WMH-CIDI (Tabla 5). Las mujeres tenían un riesgo significativamente más alto de ansiedad y trastornos del estado de ánimo en comparación con los hombres, mientras que el sexo masculino era un predictor de trastornos por uso de sustancias (OR = 3,8, IC del 95%: 3,3-5,0). En general, no hubo asociación entre el género y los trastornos del control de impulsos (OR = 0,8), aunque el género

Las diferencias para los trastornos individuales se observaron en la Tabla 1, con una mayor prevalencia de EC entre los hombres (OR = 5,0). El bajo nivel educativo se asoció solo con trastornos por uso de sustancias. Las edades más jóvenes fueron predictores significativos para todas las clases de trastornos (efectos de cohorte).Las asociaciones con el género y la educación también se examinaron por edad, para probar si había variaciones en la predicción de trastornos psiquiátricos entre cohortes (resultados disponibles a pedido). Se encontraron interacciones significativas entre el género y la edad solo para predecir los trastornos por uso de sustancias, ya que las tasas de mujeres, aunque aún mucho más pequeñas, se están volviendo más similares a las de los hombres en cohortes más recientes [OR = 0.32 (IC del 95%: 0.21-0.48) para la edad 18-34 OR = 0,22 (0,13-0,37) 35-49 OR = 0,101 (0,04-0,25) 50-64 OR = 0,15 (0,02-1,01) para mayores de 65 años].

Tabla 4 Variación en los efectos de la cohorte (edad en la entrevista) en la predicción del riesgo de por vida de los trastornos DSM-VI WMH-CIDI en São

Encuesta Paulo Megacity

Riesgo de por vida por edad en la entrevista (años), Odds Ratio (IC del 95%) Edad de inicio A

Temprano Medio Tarde

Desórdenes de ansiedad Edad en la entrevista (años)

18-34 1,4 (0,7-2,6) 3,0 * (1,5-6,0) 3,0 * (1,8-5,2) 35-49 1,7 (0,96-3,08) 2,5 * (1,2-5,3) 1,8 (0,9-3,5) 50-64 2,1 ( 0,9-5,2) 3,2 * (1,4-7,2) 1,9 (0,99-3,6) 65+ 1,0 1,0 1,0 c2 5,7 (gl = 3, p = 0,129) 12,6 (gl = 3, p = 0,006) 24,1 (gl = 3, p ≤ 0,001) Global C2¥ 22,34 (gl = 6, p = 0,001) Trastornos del estado de ánimo Edad en la entrevista (años)

18-34 8,8 * (3,2-24,5) 26,3 * (9,2-75,2) 16,7 * (7,1-39,5) 35-49 4,2 * (1,5-12,1) 10,9 * (3,8-30,8) 5,9 * (4,1-8,5) 50- 64 2,4 (0,8-7,2) 3,7 * (1,2-11,1) 2,3 * (1,6-3,2) 65+ 1,0 1,0 1,0 c2 35,2 (gl = 3, p ≤ 0,001) 73,2 (gl = 3, p ≤ 0,001) 101,8 (gl = 3, p ≤ 0,001) Global C2¥ 10,18 (gl = 6, p = 0,117

Trastornos por consumo de sustancias Edad en la entrevista (años)

18-34 50,5 * (6,6-385,8) 1,6 (0,5-4,7) 2,1 (0,9-5,2) 35-49 23,7 * (3,2-176,4) 1,4 (0,6-3,2) 2,0 (0,8-4,5) 50-64 9,5 * ( 1.04-87.2) 0.8 (0.3-2.2) 1.1 (0.5-2.7) 65+ 1.0 1.0 1.0 c2 26,1 (gl = 3, p ≤ 0,001) 9.0 (gl = 3, p = 0.029) 8,3 (gl = 3, p = 0,040) Global C2¥ 13,06 (gl = 6, p = 0,042)

Abreviaturas: WMH-CIDI, versión de la Encuesta Mundial de Salud Mental de la Entrevista Diagnóstica Internacional Compuesta CI, Intervalo de Confianza.

Basado en modelos de supervivencia en tiempo discreto con años-persona como unidad de análisis. Los modelos de muestra total evaluaron la importancia de las interacciones entre cohorte y persona-años en la vida de los encuestados. Esto no se hizo para los trastornos del control de los impulsos porque la gran mayoría de estos trastornos comienzan en una ventana de tiempo muy estrecha. El modelo incluye intervalos de tiempo y género como controles. Todos los análisis se realizaron con la muestra de la Parte II (n = 2.942).

A Para los trastornos de ansiedad, el inicio temprano es de 4 a 6 años de edad, el inicio medio es de 7 a 13 y el inicio tardío es 14+ para los trastornos del estado de ánimo es 4-18, 19-31, 32+,

respectivamente y para los trastornos por uso de sustancias es 4-18, 19-23, 24+, respectivamente.

* Diferencia significativa en comparación con la cohorte nacida antes de 1941, los de 65 años o más (p ≤ 0,05, prueba bilateral).

¥ Prueba de las diferencias globales entre cohortes (6 grados de libertad: prueba de la diferencia entre los inicios a diferentes edades para diferentes cohortes, las 3 categorías de edad de inicio en el inicio tardío son el grupo de referencia).

Las diferencias de género en la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo no difirieron entre las cohortes. Para los trastornos del control de impulsos, se observó un mayor riesgo entre los hombres, solo entre la cohorte de mayor edad también hubo una interacción significativa entre la educación y la edad en la entrevista, con asociaciones negativas más fuertes en las cohortes más recientes.

Discusión

Prevalencia de por vida y riesgo proyectado [biro: tit2]

Este estudio mostró que los trastornos mentales son comunes en la SPMA, con un 44,8% de la población adulta general que ha experimentado al menos un trastorno en algún momento de su vida antes de la entrevista, y se proyecta que el 57,5% experimentará un trastorno mental para la edad. de 75 años. Estas estimaciones se encuentran entre las más altas del mundo. Los niveles más altos de morbilidad psiquiátrica se asocian con una vida deficiente

condiciones en los grandes conglomerados urbanos, 20 como grupos sociales que viven en

las situaciones adversas bajo estrés crónico tendrían más probabilidades de presentar trastornos mentales. Se informó que la exclusión social, agravada por el escaso acceso a la educación, era un riesgo importante

factor de trastornos mentales.21 Según el mapa de social

exclusión en la ciudad de São Paulo, 22 89,0% de su población

vivir por debajo del nivel de vida deseable: además de los bajos ingresos, existe un escaso acceso a la educación, el saneamiento y

vivienda, entre otros servicios. Además, la tensión social y la violencia urbana pueden surgir de la inequidad, debido a la pobreza y

los extremos de riqueza son compartir espacio dentro de la ciudad.22

Sin embargo, las estimaciones de prevalencia reportadas aquí son altas en comparación con las encontradas en la Cuenca de São Paulo.

Área de estudio8,9 (33,1%), una encuesta anterior realizada en dos

municipios de la zona de influencia de un gran complejo hospitalario de la ciudad de São Paulo. Aparte de que se evaluaron menos trastornos psiquiátricos, las diferencias también podrían explicarse por el mayor nivel socioeconómico de la población estudiada, con mejores condiciones de vivienda y de vida, y más fácil

acceso a los servicios de salud.8,9 Aunque usando diferentes

metodología, se encontraron estimaciones comparables de prevalencia de por vida en Brasilia (50,5%) y Porto Alegre (42,5%) en Brasil.

Estudio multicéntrico.6,7 Cuando se compara con las estimaciones obtenidas

en otros países participantes en la Iniciativa de encuestas OMS-WMH,

utilizando una metodología comparable, 23-34 la prevalencia general

La estimación de cualquier trastorno de por vida en la SPMA (44,8%) solo fue superada por la obtenida en la Replicación de la Encuesta Nacional de Comorbilidad (NCS-R) realizada en los EE. UU. (47,4%), seguida de cerca por las tasas en Nueva Zelanda (39,3%). ), Colombia (39,1%), Francia (37,9%) y Ucrania (36,1%). Por muy similares que hayan sido los procedimientos metodológicos, los únicos dos países que utilizaron todos los módulos clínicos de WMH-CIDI y, por lo tanto, evaluaron una gama más amplia de trastornos mentales fueron EE. UU. Y Brasil, lo que puede explicar en parte las tasas más altas. Por ejemplo, Nueva Zelanda no evaluó el TOC, la ansiedad por separación (ya sea en la edad adulta o en la niñez) y ninguno de los trastornos del control de impulsos.

Tabla 5 Correlaciones sociodemográficas de los trastornos de vida DSM-VI WMH-CIDI en la Encuesta de Megaciudades de São PauloRiesgo de por vida, razón de probabilidades (IC del 95%)

Cualquier trastorno de ansiedad Cualquier trastorno del estado de ánimo Cualquier trastorno del control de impulsos Cualquier trastorno por consumo de sustancias Género Mujer 2,2 * (1,8-2,7) 2,5 * (1,8-3,4) 0,8 (0,6-1,1) 0,26 * (0,2-0,3) Hombre 1,0 1,0 1,0 1,0 Género c2 60,8 (gl = 1, p ≤ 0,001) 34,4 (gl = 1, p ≤ 0,001) 1,6 (gl = 1, p = 0,207) 97,5 (gl = 1, p ≤ 0,001) Edad en la entrevista 18-34 2,3 * (1,6-3,4) 12,9 * (7,9-21,1) 2,5 * (1,1-5,6) 2,6 * (1,2-5,5) 35-49 2,0 * (1,4-3,0) 5,9 * (3,6-9,6) 1,3 ( 0,6-2,7) 1,7 (0,9-3,3) 50-64 2,6 * (1,6-4,2) 2,8 * (1,7-4,5) 0,9 (0,4-2,3) 0,7 (0,4-1,4) 65+ 1,0 1,0 1,0 1,0 Edad c2 24,5 (gl = 3, p ≤ 0,001) 123,3 (gl = 3, p ≤ 0,001) 43,3 (gl = 3, p ≤ 0,001) 65,6 (gl = 3, p ≤ 0,001) Educación§ Estudiante actual 1,7 (0,8-3,5) 1,1 (0,6-2,1) 2,8 (0,7-11,3) 1,4 (0,8-2,5) 0-4 años 1,5 (0,6-3,5) 1,1 (0,7-1,7) 3,4 (0,9-12,4) 2,0 * (1,1-3,5) 5-8 años 3,0 * (1,1-8,3) 1,3 (0,8-2,3) 3,8 (0,8-17,7) 3,1 * (1,6-5,9) 9-11 años 1,2 (0,6-2,5) 1,1 (0,7-1,8 ) 1,9 (0,4-9,1) 1,3 (0,7-2,6) 12+ años 1,0 1,0 1,0 1,0 Educación c2 7,1 (gl = 4, p = 0,133) 1,3 (gl = 4, p = 0,865) 8.5 (gl = 4, p = 0.075) 27,4 (gl = 4, p ≤ 0,001)

Abreviaturas: WMH-CIDI, versión de la Encuesta Mundial de Salud Mental de la Entrevista Diagnóstica Internacional Compuesta CI, Intervalo de Confianza. □ Basado en modelos de supervivencia en tiempo discreto con años-persona como unidad de análisis. Todos los análisis se realizaron con la muestra de la Parte II (n = 2.942). * Diferencia significativa (p ≤ 0,05, prueba de 2 caras).

y Francia, al igual que otros países de Europa occidental, no evaluaron el TOC, la ansiedad por separación, el abuso o la dependencia de drogas, el trastorno bipolar, la distimia y el trastorno explosivo intermitente. De hecho, existe una amplia variación en la prevalencia estimada de trastornos mentales a lo largo de la vida en las encuestas de la WMH, posiblemente más de lo que podría explicarse solo por tales evaluaciones diferenciales. Además, existe una gran variación en las estimaciones de prevalencia de los trastornos individuales, lo que podría deberse a la suposición de que el WMH-CIDI no capta de manera adecuada o consistente los síndromes psicopatológicos en

diferentes culturas35,36, ya que se encontraron las tasas de prevalencia más bajas

en países no occidentales (Nigeria 12%, China 13,2% y Japón 18,1%), con la excepción de Israel con una tasa de prevalencia general del 17,6% (pero solo incluye la evaluación de los trastornos del estado de ánimo y el uso de sustancias, y algunos trastornos de ansiedad) . Finalmente, la estimación de la prevalencia de por vida del TOC en nuestro estudio fue alta

(6,7%, SE = 0,5), en comparación con el NCS-R (2,3%, SE = 0,3) .37

Aunque el instrumento utilizado fue el mismo, se encontró que mostraba poca sensibilidad en el NCS-R, y los patrones de omisión se modificaron para mantener a los encuestados en la sección, respondiendo más preguntas, con una mayor probabilidad de captar falsos negativos, o por el contrario, identificando más falsos positivos. Este problema se investigará más a fondo mediante el análisis de los datos de reevaluación clínica de SPMHS recopilados en 780 sujetos utilizando el

SCID para DSM-IV.38 Este estudio de reevaluación también puede

Abordar la precisión de la WMH-CIDI brasileña en la identificación de casos en la población general. Dado que el CIDI se basa en la evaluación de los síntomas que componen los criterios diagnósticos de los trastornos psiquiátricos, puede haber detectado casos leves sin relevancia clínica, lo que contribuye a las altas tasas de prevalencia.

Sin embargo, en consonancia con los estudios de prevalencia anteriores y la mayoría de las encuestas de la OMS y la WMH, los trastornos de ansiedad son la clase más frecuente y los trastornos del estado de ánimo también son comunes, siendo el trastorno depresivo mayor, las fobias y el abuso de alcohol los trastornos individuales más prevalentes. La distribución de género observada en este estudio también replica los hallazgos generales, con mujeres que tienen más ansiedad y trastornos del estado de ánimo y hombres con tasas más altas de trastorno por uso de sustancias. Sin embargo, no hubo diferencias de género para los trastornos del control de impulsos, reportados como más altos entre los hombres en la mayoría de los estudios previos (Colombia, México, NCS-R, Francia, Alemania, Italia, China) la única excepción fueron los trastornos de conducta, que fueron 3 veces más frecuente entre los hombres. La comorbilidad de por vida también fue bastante común, con la suma de las tasas de prevalencia de todos los trastornos casi duplicando la prevalencia de cualquier trastorno (91,6% frente a 44,8%) y un 21,8% más alta en las cuatro clases de trastornos (66,6%). Dentro de la clase, la co-ocurrencia fue mayor entre los trastornos de ansiedad (43,5% frente a 28,1%).

Por último, vale la pena señalar que en esta encuesta no se evaluaron las psicosis no afectivas, que pueden no ser muy prevalentes, pero, sin embargo, suelen ser graves, muy perjudiciales y asociadas a una enorme carga social y familiar. Aunque se formularon preguntas sobre experiencias de tipo psicótico, estos datos no se utilizaron aquí.

Edad de inicio

Las distribuciones estandarizadas de AOO en nuestro estudio mostraron una fuerte consistencia con la mayoría de las encuestas de WMH, siendo los trastornos del control de impulsos los que tienen la distribución de AOO más temprana, especialmente los trastornos por déficit de atención y negativismo desafiante. Los trastornos de ansiedad también siguieron el mismo patrón de otros países,

cayendo en dos grupos distintos, con fobias y ansiedad por separación que tienen AOO temprano, mientras que GAD, trastorno de pánico y PTSD tienen un AOO mucho más tardío, similar a los de los trastornos del estado de ánimo. Para los trastornos por uso de sustancias, también es consistente con el patrón internacional, con AOO anterior para abuso y dependencia de drogas y más tarde para dependencia del alcohol. Aunque la versión OMS-WMH del CIDI incluía preguntas que fomentaban la precisión en la respuesta a la AOO de los síntomas y síndromes, se debe considerar la posibilidad de sesgo de recuerdo, especialmente en función de la edad en la entrevista, ya que los encuestados de mayor edad tienden a tener recuerdo más impreciso del inicio de eventos pasados ​​de larga duración. Como la comorbilidad es común, se puede argumentar que la mayor parte de los trastornos ocurren dentro de las primeras décadas de la vida y que los trastornos de aparición tardía ocurren en gran medida como condiciones comórbidas secundarias.

Vale la pena enfatizar que los resultados aquí reportados corroboran el aumento de la carga asociada con los trastornos mentales, ya que ocurren temprano en la vida, tienen una evolución prolongada, están asociados con la discapacidad y a menudo se presentan con

otros trastornos mentales comórbidos, 38,39 distinto de crónico

trastornos físicos, que en su mayoría ocurren más tarde en la vida.

Riesgo de por vida proyectado

El riesgo de por vida proyectado de haber presentado algún trastorno de por vida según el DSM-IV a los 75 años es un 28,8% más alto que la prevalencia estimada de por vida, y casi el 57,7% de la población ha tenido al menos un trastorno. Estas proyecciones también fueron

calculado para otros países de la encuesta de la WMH35 y son los

el más alto hasta ahora, seguido de cerca por los EE. UU. (55,3%), Colombia (55,3%), Ucrania (48,9%), Nueva Zelanda (48,6%), Sudáfrica (47,5%) y Francia (47,2%). El mayor aumento proporcional se observó en los países expuestos a la violencia sectaria (Israel 68,8%, Nigeria 62,5% y Sudáfrica 56,8%). No hubo una gran diferencia en el aumento proporcional en los países desarrollados (17% -49%) en comparación con los países en desarrollo.

(28%-41%),35 incluido Brasil (28,8%).

El PLR se calculó sobre la base de los supuestos de riesgo condicional constante de la primera aparición de un trastorno en un año de vida determinado, comprobado entre personas de diferentes edades en la entrevista. Dado que hubo diferencias de cohorte en la prevalencia de por vida, es probable que la PLR para las cohortes más jóvenes se subestime, ya que se basó en el supuesto de un riesgo condicional constante entre las cohortes. Dado que la suma de las prevalencias proyectadas de trastornos individuales dentro de las clases de trastornos del orden es mucho más alta que la estimación general de PLR, también corrobora que es probable que los trastornos de aparición tardía sean la aparición de condiciones comórbidas secundarias. Estas consideraciones, junto con la magnitud de tales proyecciones, señalan el importante papel del tratamiento temprano de los trastornos de aparición temprana, a fin de prevenir la comorbilidad posterior y las afecciones más severas, así como una mayor carga individual y social que tiene una tremenda salud pública. trascendencia.

Efectos de cohorte

Hallazgos anteriores ya han señalado que los más jóvenes

Las cohortes pueden presentar tasas más altas de morbilidad psiquiátrica38.

Esto se estimó indirectamente a partir de datos transversales utilizando información retrospectiva sobre el AOO de los trastornos evaluados. Se utilizó el mismo enfoque para estimar los efectos de cohorte en las encuestas de WMH, utilizando un análisis de supervivencia en tiempo discreto para predecir la aparición de trastornos en los grupos de edad, similar al de este

estudio. La información disponible de 17 países participantes de la OMS y la WMH mostró que las cohortes más jóvenes presentaban tasas más altas de trastornos de ansiedad en todos menos tres países (Italia, Ucrania y China), de trastornos del estado de ánimo en todos los países excepto Sudáfrica, y de trastornos por consumo de sustancias en todos menos tres países (Sudáfrica, Italia y Japón), mientras que en la mayoría de los países no se observaron efectos de cohorte para los trastornos del control de impulsos (excepto México). Se obtuvieron resultados similares en nuestro estudio, y las diferencias de cohortes siguieron siendo significativas después de controlar por el momento de inicio del trastorno en la vida útil y la edad en la entrevista. Sin embargo, no probamos los trastornos del control de los impulsos, ya que los números eran demasiado pequeños y el rango de edad de inicio demasiado estrecho. Aunque solo los estudios prospectivos pueden evaluar de manera directa y precisa los efectos de cohorte, se puede argumentar de manera convincente que logramos obtener una aproximación precisa.

Correlaciones sociodemográficas

Nuestros hallazgos son similares a la mayoría de los informes poblacionales anteriores con respecto al género y la edad que predicen los trastornos mentales, como se discutió anteriormente. Cuando se exploraron las interacciones de género y edad, se observaron nuevas características solo para el trastorno por consumo de sustancias, y las tasas de abuso y dependencia de las mujeres aumentaron en las cohortes más recientes, aproximándose a los patrones masculinos. Se observó un comportamiento similar en los trastornos del control de impulsos, donde las diferencias de género solo se observaron en cohortes de mayor edad. Vale la pena señalar que estos análisis se realizaron solo teniendo en cuenta las clases de trastornos (es decir, ansiedad, estado de ánimo, etc.) y no los trastornos individuales. Estos hallazgos son consistentes con

informes internacionales 23-35,38 La asociación de clase social baja

con mala salud mental no se vio en este informe, hasta donde pudo demostrar el proxy de la clase social utilizada (educación), que solo se asoció con los trastornos por uso de sustancias. Es posible que la educación favorezca una mejor información sobre los síntomas psiquiátricos. Los encuestados con bajo nivel educativo pueden ser menos capaces de comprender preguntas de investigación largas y complejas, al tiempo que subestiman el riesgo que plantean los síntomas. Se examinarán más a fondo otros correlatos socioeconómicos, como los ingresos personales y familiares y el historial ocupacional.

Limitaciones del estudio

Finalmente, los resultados reportados en este trabajo deben interpretarse teniendo en cuenta varias limitaciones. En primer lugar, no existe una evaluación clínica de referencia para comprobar la coherencia de los diagnósticos producidos por la WMH-CIDI sobre los trastornos evaluados en este estudio. La concordancia de la WMH-CIDI con la

Entrevista clínica estructurada para el DSM-IV (SCID) 40 se encontró que

ser imparcial para las estimaciones de prevalencia de WMH-CIDI de 12 meses, pero

generalmente conservador para los trastornos de por vida.41 La confiabilidad de

una versión brasileña anterior del CIDI (CIDI 2.1) mostró valores altos de Kappa para los trastornos de por vida, que van desde 076 (para TOC)

a 1.0 (para trastornos relacionados con el alcohol y las sustancias) .42 Más

Las consideraciones también señalan que las estimaciones de prevalencia que se informan en este documento, por altas que sean, probablemente sean conservadoras. No todos los trastornos psiquiátricos fueron evaluados por la WMH-CIDI y, además, podría haber ocurrido un error sistemático. Es probable que los comportamientos o contenidos emocionales vergonzosos, incluidos el sufrimiento o los síntomas psicológicos, la conducta relacionada con el suicidio y el abuso de sustancias, entre otros, no se denuncien, especialmente en

evaluaciones transversales, 43 y más aún en no clínicos

entrevistas realizadas dentro del hogar del encuestado. Recordar

El sesgo también puede afectar la precisión de la información retrospectiva, especialmente cuando es probable que el hecho haya ocurrido mucho antes de la entrevista. Aunque la WMH-CIDI se reconstruyó teniendo en cuenta una serie de estrategias para minimizar el sesgo de recuerdo y el sesgo de información al abordar temas sensibles o

información anterior, 2 es poco probable que estuvieran completamente

descartado. También es probable que se produzca un sesgo de selección que lleva a subestimar las verdaderas tasas de prevalencia de la población general, ya que es menos probable que las personas con enfermedades mentales estén realmente representadas en el marco de muestreo adoptado (excluyendo a las personas sin hogar y a las personas que viven en instituciones), y es más probable que sean excluidas de la selección como inelegibles para participar (por impedimentos físicos, mentales o cognitivos) o pueden presentar mortalidad diferencial. Además, se sabe que las personas con problemas mentales son más reacias a participar en encuestas epidemiológicas.

de este tipo.44,46 Sin embargo, no es posible evaluar este

hipótesis y determinar su impacto, ya que la información sobre los que no respondieron se limitó al listado del hogar (edad, sexo y relación familiar con el informante del hogar). Por lo tanto, era probable que todos estos sesgos plausibles hubieran producido tasas conservadoras de morbilidad psiquiátrica, de acuerdo con el sistema de clasificación adoptado.

Conclusión

El SPMHS, el componente brasileño del Consorcio de Encuestas OMS-WMH, proporciona las primeras estimaciones poblacionales de la prevalencia de por vida y la edad de aparición de los trastornos del DSM-IV en Brasil. Es el primer estudio epidemiológico que proporciona información poblacional sobre varios trastornos en Brasil, como el trastorno de estrés postraumático, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de ansiedad por separación, la distimia, así como sobre todos los trastornos del control de impulsos (oposicional -desordenes desafiantes, conductuales, deficitarios de atención y explosivos intermitentes). Aunque es probable que las estimaciones de prevalencia de por vida y los riesgos proyectados sean conservadores, casi la mitad de la población cumplió con los criterios del DSM-IV para uno o más trastornos en algún momento de sus vidas antes de la entrevista y casi el 60% lo hará antes de la entrevista. la edad de 75 años. La depresión mayor, las fobias específicas y el abuso de alcohol son los trastornos individuales más comunes, y los trastornos de ansiedad son la clase de trastornos más frecuente. Las mujeres tienen más probabilidades de tener trastornos de ansiedad y del estado de ánimo que los hombres, y los hombres tienen más probabilidades de presentar trastornos de conducta y uso de sustancias en comparación con las mujeres. Las cohortes más recientes parecen tener tasas más altas de morbilidad psiquiátrica en comparación con las cohortes más antiguas. La mayoría de los trastornos primarios tienen AOO temprano, con la co-ocurrencia posterior de condiciones comórbidas, progresando a resultados más severos y perjudiciales, contribuyendo a una discapacidad duradera y una enorme carga personal y social. Los análisis sobre la importancia clínica muestran que incluso los trastornos más leves se asocian con el deterioro y la falta de un tratamiento adecuado es la regla, incluso

para trastornos más graves.47,48 Por lo tanto, los resultados actuales

Puede apuntar hacia una realidad engorrosa: puede haber muchas más personas que necesitan atención que los recursos de tratamiento que pueden estar disponibles o que el presupuesto de salud puede proporcionar. Incluso considerando que no todos los trastornos mentales son tratables de manera rentable y que no todos los casos más leves necesitan tratamiento, el déficit de recursos probablemente seguirá siendo enorme, especialmente asumiendo que las cohortes más jóvenes seguirán presentando tasas más altas de morbilidad. Estas consideraciones pueden utilizarse para orientar los esfuerzos de salud pública en la implementación de

estrategias que se dirigen a las personas en riesgo, evitando enfermedades que de otro modo serían futuras y centrándose en la detección e intervención tempranas de los trastornos mentales. El objetivo de prevenir la progresión de los trastornos primarios y la aparición tardía de condiciones comórbidas permitirá reducir la carga asociada con los trastornos mentales a largo plazo.

Agradecimientos

Se apoyó la Encuesta de Salud Mental de la Megaciudad de São Paulo por la Fundación de Investigaciones del Estado de São Paulo (beca FAPESP 03 / 00204-3). El desarrollo del instrumento contó con el apoyo de la Fundación Vitoria para la Ciencia y la Tecnología (beca FACITEC 002/2003), y el subproyecto sobre violencia y trauma contó con el apoyo de la Secretaría de Segurança Pública del Estado de São Paulo, a través del profesor Wagner Farid Gattaz, a quien los autores están muy agradecidos. El Mental de la Megaciudad de São Paulo

La Encuesta de Salud se realiza en conjunto con la

Iniciativa de encuesta OMS-WMH. Agradecemos al personal del Centro Coordinador OMS-WMH de las Universidades de Harvard y Michigan, y especialmente al Profesor Ron Kessler, por su ayuda con la instrumentación, el trabajo de campo y el análisis de datos. Estas actividades fueron apoyadas por el Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos (R01MH070884), la Fundación John D. y Catherine T. MacArthur, la Fundación Pfizer, el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos (R13-MH066849, R01-MH069864 y R01 DA016558) , el Centro Internacional Fogarty (FIRCA R03-TW006481), la Organización Panamericana de la Salud, la Fundación Eli Lilly & amp Company, Ortho-McNeil Pharmaceutical, Inc., GlaxoSmithKline, Bristol-Myers Squibb y Shire. Puede encontrar una lista completa de las publicaciones de la WMH en http: // www.hcp.med.harvard.edu/wmh/.

Divulgaciones

Empleo: Sección de Epidemiología Psiquiátrica - LIM-23 Health

Centro de Ciencias (CCS del portugués), Universidade Federal do Espírito Santo, Brasil. Beca de investigación: Secretaria de Segurança Pública do Estado

de SP **, Fundo de Apoio à Ciência e Tecnologia do Município de Vitória (FACITEC) **, Fundação de Amparo à Pesquisa do Espírito Santo (FAPES) ** , Brasil. Otra beca de investigación o educación médica continua:

FAPES **, Brasil.Otros: OMS *, Fundação de Amparo à Pesquisa de São

Paulo (FAPESP) *, Universidad de Harvard *, Universidad de Michigan *, Eli Lilly *, Boeringher *, AstraZeneca *.

Empleo: Sección de Epidemiología Psiquiátrica - LIM-23, Departamento

e Instituto de Psiquiatría, Universidade de São Paulo, Brasil. Investigar Beca: Fundación de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo (FAPESP) **. Otra beca de investigación o educación continua médica: Secretaría

Nacional de Políticas sobre Drogas (Secretaría Brasileña de Drogas y Políticas de Alcohol-SENAD) ***, Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico (Consejo Nacional de Tecnología y Desarrollo Científico-CNPq) ***, Brasil. Otros: OMS *, FAPESP *, Harvard

Universidad *, Universidad de Michigan *, Eli Lilly *. * Modesta

*** Significativo. Cantidades entregadas a la institución del autor o a un colega por investigación en la que el autor tiene participación, no directamente al autor.

Referencias

1. Kessler RC, Ustun TB. Encuestas mundiales de salud mental de la OMS: perspectivas mundiales sobre la epidemiología de los trastornos mentales. Nueva York (NY): Cambridge University Press 2008.

2. Kessler RC, Ustun TB. Versión de la Iniciativa de Encuesta de Salud Mental Mundial (WMH) de la Entrevista de Diagnóstico Internacional Compuesta (CIDI) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Int J Métodos Psychiatr Res. 200413 (2): 93-121.

3. Organización Mundial de la Salud (OMS). La clasificación ICD-10 de trastornos mentales y del comportamiento: descripciones clínicas y pautas de diagnóstico. Ginebra: Organización Mundial de la Salud 1992. 4. Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA). Diagnóstico y estadístico

manual de trastornos mentales (DSM-IV). 4ª ed. Washington (DC): Asociación Estadounidense de Psiquiatría 1994.

5. Viana MC, Teixeira M, Beraldi F, Bassani I, Andrade LH. Encuesta de Salud Mental de la Megaciudad de São Paulo - Un estudio epidemiológico poblacional de morbilidad psiquiátrica en el Área Metropolitana de São Paulo: objetivos, diseño e implementación de campo. Rvdo Bras Psiquiatr. 200931 (4): 375-86.

6. Almeida-Filho N, Mari JJ, Coutinho E, França JF, Fernandes JG, Andreoli SB, Busnello EDA. Estudo multicêntrico de morbidade psiquiátrica em áreas urbanas brasileiras (Brasilia, São Paulo, Puerto alegre). Rev ABPAPAL. 199214: 93-104.

7. Almeida-Filho N, Mari JJ, Coutinho E, França JF, Fernandes J, Andreoli SB, Busnello ED. Estudio multicéntrico brasileño de morbilidad psiquiátrica. Br J Psiquiatría. 1997171: 524-9. 8. Andrade LH, Lolio CA, Gentil V, Laurenti R. Epidemiologia dos

transtornos mentais em uma área definida de captação da cidade de São Paulo, Brasil. Rev Psiquiatr Clin. 199926: 257-62. 9. Andrade L, Walters EE, Gentil V, Laurenti R. Prevalence of ICD-10

trastornos mentales en un área de influencia en la ciudad de São Paulo, Brasil. Soc Psychiatry Psychiatric Epidemiol. 200237: 316-25. 10. Vorcaro CM, Lima-Costa MF, Barreto SM, Uchoa E. Inesperado

alta prevalencia de depresión de 1 mes en un pequeño brasileño comunidad: el Estudio Bambuí. Acta Psychiatr Scand. 2001104:257-63.

11. Vorcaro CM, Rocha FL, Uchoa E, Lima-Costa MF. La carga de la fobia social en una comunidad brasileña y su relación con las circunstancias socioeconómicas, el estado de salud y el uso de la salud servicios: el estudio Bambuí. Int J Soc Psiquiatría. 200450: 216-26. 12. Rocha FL, Vorcaro CM, Uchoa E, Lima-Costa MF. Comparando el

tasas de prevalencia de fobia social en una comunidad según ICD-10 y DSM-III-R. Rev Bras Psiquiatr. 200527: 222-4. 13. Viana MC, Viana-Moldes I, Teixeira M, Basani I, Andrade LH. La

Iniciativa para la Encuesta Mundial de Salud Mental Versión de la Entrevista Diagnóstica Internacional Compuesta (WMH-CIDI): traducción y adaptación al portugués brasileño: el instrumento utilizado en la “Encuesta de salud mental de la megaciudad de São Paulo”. Versión impresa 2004. 14. Censo del Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (IBGE)

Demográfico Populacional do ano 2000. [http: //www.ibge. gov.br/home/estatística/populacao/censo2000/default.shtm]. Consultado en agosto de 2009.

15. Instituto SAS. Software SAS / STAT: cambios y mejoras, versión 8.2. Cary, Carolina del Norte: SAS Institute Inc 2001.

16. Efron B. Regresión logística, análisis de supervivencia y curva de Kaplan-Meier. J Am Stat Assoc. 198883: 414-425.

17. Wolter KM. Introducción a la estimación de la varianza. Nueva York, NY: Springer-Verlag 1985.

18. SUDAN. SUDAAN: Software profesional para el análisis de datos topográficos [programa informático]. Versión 8.0.1. Research Triangle Park, Carolina del Norte: Research Triangle Institute 2002.

19. Kish L, Frankel MR. Inferencias de muestras complejas. JR Stat Soc Ser B. 197436: 1-37.

20. Paykel ES, Abbott R, Jenkins R, Brugha TS, Meltzer H. Diferencias de salud mental urbano-rural en Gran Bretaña: hallazgos de la encuesta nacional de morbilidad. Psychol Med. 200030 (2): 269-80. 21. Ludermir AB, Melo-Filho DA. Condições de vida e estrutura ocupacional associadas a transtorno mentais comuns. Rev Saúde Pública. 200236 (2): 213-21.

23. Alonso J, Angermeyer MC, Bernert S, Bruffaerts R, Brugha TS, Bryson H, de Girolamo G, de Graaf R, Demyttenaere K, Gasquet I, Haro JM, Katz S, Kessler RC, Kovess V, Lépine JP, Ormel J, Polidori G, Vilagut G. Prevalencia de los trastornos mentales en Europa: resultados del proyecto Estudio europeo de la epidemiología de los trastornos mentales (ESEMeD). Acta Psychiatr Scand. 2004109 (Suppl420): 21-7. 24. Demyttenaere K, Bruffaerts R, Posada-Villa J, Gasquet I,

Kovess V, Lepine JP, Angermeyer MC, Bernert S, de Girolamo G, Morosini P, Polidori G, Kikkawa T, Kawakami N, Ono Y, Takeshima T, Uda H, Karam EG, Fayyad JA, Karam AN, Mneimneh ZN, Medina -Mora ME, Borges G, Lara C, de Graaf R, Ormel J, Gureje O, Shen Y, Huang Y, Zhang M, Alonso J, Haro JM, Vilagut G, Bromet EJ, Gluzman S, Webb C, Kessler RC, Merikangas KR, Anthony JC, Von Korff MR, Wang PS, Brugha TS, Aguilar-Gaxiola S, Lee S, Heeringa S, Pennell BE, Zaslavsky AM, Chatterji S, Ustun TB. Prevalencia, gravedad y necesidad insatisfecha de tratamiento de los trastornos mentales en la Organización Mundial de la Salud World Mental Encuestas de salud (WMH). JAMA. 2004291: 2581-90.

25. Posada-Villa J, Aguilar-Gaxiola S, Magaña C, Gómez L. Prevalencia de trastornos mentales y uso de servicios: Resultados preliminares del Estudio Nacional de Salud Mental, Colombia. Rvdo Colomb Psiquiatr. 200433 (3): 241-61.

26. Bromet EJ, Gluzman S, Paniotto V, Webb CPM, Tintle NL, Zakhozha V, Havenaar JM, Gutkovich Z, Kostyuchenko S, Schwartz JE. Epidemiología de los trastornos psiquiátricos y del alcohol en Ucrania: resultados de la Encuesta de salud mental de Ucrania. Soc Psiquiatría Psychiatr Epidemiol. 200540 (9): 681-90.

27. Kawakami N, Takeshima T, Ono Y, Uda H, Hata Y, Nakane Y, Nakane H, Iwata N, Furukawa T, Kikkawa T. Prevalencia, gravedad y tratamiento en doce meses de trastornos mentales comunes en comunidades de Japón: Hallazgo preliminar de la Encuesta Mundial de Salud Mental de Japón 2002-2003. Psiquiatría Clin Neurosci. 200559: 441-52.

28. Kessler RC, Berglund P, Demler O, Jin R, Merikangas KR, Walters EE. Prevalencia de por vida y distribuciones por edad de aparición de los trastornos del DSM-IV en la Replicación de la Encuesta Nacional de Comorbilidad. Arco Psiquiatría Gen. 200562 (6): 593-602.

29. Oakley-Browne MA, Wells JE, Scott KM, Mcgee MA. Prevalencia de por vida y riesgo proyectado de por vida de los trastornos del DSM-IV en Te Rau Hinengaro: Encuesta de salud mental de Nueva Zelanda (NZMHS). Psiquiatría Aust N Z J. 200640 (10): 865-74.

30. Lee S, Tsang A, Zhang M-Y, Huang Y-Q, He Y-L, Liu Z-R, Shen Y-C, Kessler RC. Prevalencia de por vida y variación entre cohortes en los trastornos del DSM-IV en la China metropolitana. Psychol Med. 200737 (1): 61-71. 31. Levinson D, Zilber N, Lerner Y, Grinshpoon A, Levav I. Prevalencia de los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad en la comunidad: resultados de la Encuesta Nacional de Salud de Israel. Isr J Psychiatry. 200744 (2): 94-103. 32. Medina-Mora ME, Borges G, Benjet C, Lara C, Berglund P.

Trastornos psiquiátricos en México: prevalencia de por vida a nivel nacional muestra representativa. Br J Psiquiatría. 2007190: 521-8.

33. Karam EG, Mneimneh ZN, Dimassi H, Fayyad JA, Karam AN, Nasser SC, Chatterji S, Kessler RC. Prevalencia de por vida de los trastornos mentales en el Líbano: primera aparición, tratamiento y exposición a la guerra. PLoS Med. 20085 (4): e61.

34. Herman AA, Stein DJ, Seedat S, Heeringa SG, Moomal H, Williams DR. El estudio South African Stress and Health (SASH): prevalencia de 12 meses y de por vida de los trastornos mentales comunes. S Afr Med J. 200999 (5): 339-44.

35. Kessler RC, Aguilar-Gaxiola S, Alonso J, Angermeyer MC, Anthony JC, Berglund PA, Chatterji S, de Girolamo G, de Graaf R, Demyttenaere K, Gasquet I, Gluzman SF, Gruber MJ, Gureje O, Haro JM , Heeringa SG, Karam AN, Kawakami N, Lee S, Levinson D, Medina-Mora ME, Oakley-Browne MA, Pennell BE, Petutkova M, Posada-Villa J, Ruscio A, Stein DJ, Tsang CHA, Üstün TB. Prevalencia a lo largo de la vida y distribución por edad de aparición de los trastornos mentales en la iniciativa de la Encuesta Mundial de Salud Mental. Capítulo 24. Parte III. Comparaciones entre países. En: Encuestas mundiales de salud mental de la OMS: perspectivas mundiales sobre la epidemiología de trastornos mentales (ed. Ronald C. Kessler &erio T. Bedirhan Üstün). Nueva York: Cambridge University Press 2008, págs. 511-521.

36. Kessler RC, Aguilar-Gaxiola S, Alonso J, Angermeyer MC, Anthony JC, Brugha TS, Chatterji S, de Girolamo G, Demyttenaere K, Gluzman SF, Gureje O, Haro JM, Heeringa SG, Hwang I, Karam EG, Kikkawa T, Lee S, Lépine JP, Medina-Mora ME, Merikangas KR, Ormel J, Pennell BE, Posada-Villa J, Üstün TB, von Korff MR, Wang PS, Zaslavsky AM, Zhang M. Prevalencias y gravedad de los trastornos mentales en la Iniciativa de la Encuesta Mundial de Salud Mental. Capítulo 26. Parte III. Comparaciones entre países. En: Encuestas mundiales de salud mental de la OMS: perspectivas mundiales sobre la epidemiología de trastornos mentales (ed. Ronald C. Kessler y T. Bedirhan Üstün). Nueva York: Cambridge University Press 2008, págs. 534-540. 37. Ruscio AM, Chiu WT, Stein DJ, Kessler RC. La epidemiología de

trastorno obsesivo compulsivo en la Replicación de la Encuesta Nacional de Comorbilidad. Mol Psychiatry. 201015 (1): 53-63 [Publicación electrónica de agosto de 2008]. 38. Consorcio Internacional de la OMS en Epidemiología Psiquiátrica (ICPE).

Comparaciones transnacionales de prevalencias y correlatos de desordenes mentales. Bull World Health Organ. 200078 (4): 413-426. 39. Murray CJL, Lopez A. The Global Burden of Disease: a

evaluación integral de la mortalidad y la discapacidad por enfermedades, lesiones y factores de riesgo en 1990 y proyectada para 2020. Cambridge (MA): Escuela de Salud Pública de Harvard 1996. 40. Primer MB, Spitzer RL, Gibbon M, Entrevista Clínica Estructurada Williams JBW para Trastornos del eje I del DSM-IV-TR, versión de investigación, edición para no pacientes (SCID-I / NP). Nueva York (NY): Biometrics Research, Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York 2002.

41. Haro JM, Arbabzadeh-Bouchez S, Brugha TS, de Girolamo G, Guyer ME, Jin R, Lepine J-P, Mazzi F, Reneses B, Vilagut G, Sampson NA, Kessler RC. Concordancia de la Entrevista Diagnóstica Internacional Compuesta Versión 3.0 (CIDI 3.0) con evaluaciones clínicas estandarizadas en las Encuestas Mundiales de Salud Mental de la OMS. Int J Methods Psychiatr Res. 200615 (4): 167-80. 42. Quintana MI, Andreoli SB, Jorge MR, Gastal FL, Miranda CT.

La confiabilidad de la versión brasileña de la Entrevista Diagnóstica Internacional Compuesta (CIDI 2.1). Braz J Med Biol Res. 200437 (11): 1739-45.

43. Turner CF, Ku L, Rogers SM, Lindberg LD, Pleck JH, Sonenstein FL. Comportamiento sexual, uso de drogas y violencia de los adolescentes: aumento de informes con tecnología de encuestas por computadora. Ciencias. 1998280: 867-3.

44. Allgulander C. Uso de drogas psicoactivas en una muestra de población general, Suecia: se correlaciona con la salud percibida, los diagnósticos psiquiátricos y la mortalidad en un estudio automatizado de vinculación de registros. Soy J Salud Pública. 198979: 1006-10.

45. Eaton WW, Anthony JC, Tepper S, Dryman A. Psicopatología y desgaste en el estudio epidemiológico del área de captación. Soy J Epidemiol. 1992135: 1051-9.

46. ​​Kessler RC, McGonagle KA, Zhao S, Nelson CB, Hughes M, Eshleman S, Wittchen HU, Kendler KS. Prevalencia a lo largo de la vida y a los 12 meses de los trastornos psiquiátricos del DSM-III-R en los Estados Unidos: resultados de la Encuesta Nacional de Comorbilidad. Psiquiatría Arch Gen. 199451: 8-19. 47. Andrade LH, Viana MC. Prevalencia, comorbilidad y servicio

Utilización para trastornos mentales de 12 meses: Megaciudad de São Paulo Encuesta. Simposios paralelos. Anales del XII Congreso Internacional de la Federación Internacional de Epidemiología Psiquiátrica (IFPE). Viena, Austria, 16-19 de abril de 2009. (Ponencia en preparación). 48. Viana MC, Andrade LH. Fracaso y retraso en el tratamiento inicial

Contacto después de la primera aparición de trastornos mentales en São Paulo Encuesta de salud mental de megaciudades. (Documento en preparación).